Si ha habido en nuestro país unos auténticos héroes –al margen de nuestros sanitarios, eso está claro– que han estado a la altura durante los 40 días que llevamos de confinamiento, esos son los más pequeños. Hoy, por fin, han podido salir a la calle de la mano de un adulto y con sus juguetes, durante una hora, un paseo que seguro que les ha sabido a gloria, tanto a los peques como a sus sufridos padres.

Aguantar en casa sin salir, ya sea jugando, haciendo deberes o ayudando a papá y mamá en las tareas de la casa, ha sido un arduo trabajo para los más pequeños de la casa. Y para reconocérselo, ha sido la mismísima Guardia Civil la que ha repartido, casa por casa, los correspondientes Diplomas de Quedarse en Casa, una labor importantísima para detener el avance del coronavirus.

Artículo relacionado

Y eso ha pasado también en el hogar de Kiko Rivera e Irene Rosales, en el que dos niñas, Ana, de cuatro años, y Carlota, de dos, han resistido como dos jabatas este duro y largo confinamiento. Dos números de la Guardia Civil llamaron a la puerta y entregaron a las niñas sus correspondientes diplomas. Ana y Carlota estaban entusiasmadas con sus diplomas, y no digamos Irene Rosales, la feliz mamá. Al final, Irene y las niñas se fotografiaron con los agentes para tener esa foto de recuerdo. La foto, cómo no, la tomó Kiko Rivera.

Kiko Rivera
Lagencia Grosby

Esa foto Irene Rosales la compartió después en sus redes sociales, en la que mostró el orgullo de tener dos niñas tan obedientes. "¡Qué ilusión! Tengo dos campeonas en casa y estoy muy orgullosa de ellas", escribió Irene. Una mamá orgullosa y con motivo.

Irene Rosales
Instagram