Si hay algo que está abrumando enormemente a Kiko Rivera es no poder ver a su hijo Francisco a consecuencia de la pandemia. El pequeño, de seis años, reside en Reino Unido junto a su madre, Jessica Bueno y el marido de esta, Jota Peleteiro. Tras anunciarse el estado de alarma en nuestro país se cerraron las fronteras por lo que todos los traslados internacionales quedaron automáticamente cancelados.

El Dj lleva más de dos meses sin poder abrazar a su hijo mayor, sin embargo, ha preferido no hablar de ello de manera pública. Ha sido su mujer, Irene Rosales, quien este jueves ha hecho público a través de su perfil de Instagram la falta que les hace el "príncipe" de la casa. La colaboradora de 'Viva la vida' ha compartido una bonita imagen en la que el pequeño Francisco está sentado sobre sus piernas: "Te echo de menos mi príncipe", ha escrito junto a la instantánea.

Artículo relacionado

Irene Rosales storie Fran

El amor incondicional que siente Irene por Francisco es incuestionable. Ella misma reconocía que había aprendido a ser madre gracias a él y es que el pequeño contaba solo con dos años cuando la sevillana llegó a la vida de Kiko Rivera: "Tú me enseñaste a ser mamá. Te amo y te adoro", escribía en su perfil de redes sociales coincidiendo con el Día de la Madre.

Afortunadamente y después de una complicada batalla mediática, la relación entre el Dj y Jessica Bueno ha llegado a buen puerto. Él mismo lo confirmaba hace unos meses en televisión: "Me llevo muy bien. Están las aguas calmadas. Pero no solo yo, Irene también tiene buena relación. Estoy muy feliz".

Las videollamadas se han convertido en el único enlace las familias y, aunque con el paso del tiempo sea aún más difícil sobrellevar la distancia y la ausencia, ya queda menos.