A pesar de su distanciamiento público, los príncipes Guillermo y Harry han demostrado en numerosas ocasiones que hay un frente en común en el que siempre estarán unidos: la memoria de su madre, la princesa Diana de Galas. Así, los nietos de la reina Isabel II han conseguido llegar a un acuerdo para que el mundo entero pueda volver a disfrutar de uno de los vestidos más icónicos de Lady Di, el que lució el día de su boda con el príncipe Carlos.

Artículo relacionado

Será el próximo verano cuando los visitantes del palacio de Kensington tengan la oportunidad de verlo. La institución está planeando la reapertura de su museo con una exhibición que va a hacer las delicias de todos los fans de Diana de Gales. Bajo el nombre Royal Style in the Making, se van a exponer algunos de los diseños más emblemáticos de la familia real británica, como es el caso del vestido de novia que la madre de los príncipes Guillermo y Harry lució durante su sí, quiero.

El vestido de Lady Di

Un vestido que en su época marcó una gran tendencia en la moda nupcial. Maximalista y rococó, los encargados de realizarlo fueron Elizabeth y David Emanuel, una pareja elegida personalmente por la propia Diana, quien estaba enamorado de algunos de sus diseños.

Artículo relacionado

Aunque es uno de los vestidos más icónicos para la realeza, esta va a ser la primera vez en 25 años que se exhiba en público. Todo gracias al acuerdo de sus dos hijos, los príncipes Guillermo y Harry, quienes lo han cedido temporalmente para que pueda formar parte de la exposición. Los nietos de Isabel II son los dueños de la mayor parte de las pertenencias de su madre, joyas y vestidos como el anillo de pedida, que en un principio perteneció al duque de Sussex, pero que este decidió cederse a su hermano para que le pidiera matrimonio a Kate Middleton.