Gonzalo Montoya es uno de los fichajes estrella de 'La isla de las tentaciones'. El andaluz se ha marchado con Susana Molina a República Dominicana para poner a prueba su amor, pero lo que está consiguiendo es todo lo contrario. Las redes sociales se le han echado encima por las maneras que tiene de referirse a su pareja: le ha llamado 'pokemon' porque considera que siempre va detrás suya. Harto de todos los comentarios, ha decidido responder: "Ni soy prepotente, ni egocéntrico, ni un chulo. Soy una persona normal al que criticáis por pensar en voz alta", ha sentenciado en su perfil Instagram. Pero lo que ha sorprendido no es su paso por este nuevo concurso, si no ¡su pasado como tentación y no como tentado!

Artículo relacionado

Si habéis leído bien. Antes de entrar a concursar en 'Gran Hermano 14', Gonzalo hizo sus pinitos como uno de los codiciados solteros e intentó buscar el amor en televisión, concretamente, en 'Tienes un minuto', un dating show presentado por Luján Argüelles y en el que el sevillano dejó frases para la posteridad.

En aquel entonces (año 2011), Gonzalo tenía 19 años y cero experiencia en este tipo formatos. El programa consistía en que varios chicos tenían que subirse a una cinta y ganarse la atención de las cuatro chicas en tan solo 60 segundos. Su carta de presentación será recordada ya que sus palabras siguen resonando en la actualidad: "Buenas, soy el tío más rapido del mundo", confesó nada más entrar a plató.

gonzalo montoya joven

Y no fue la única. Gonzalo hizo uso de la labia a la que tiene acostumbrados a todos sus seguidores para seguir haciendo de las suyas: "Me gusta recordar los momentos más bonitos de la vida, os voy a pedir a las cuatro que os pongáis que os quiero sacar una foto", le dijo a las tronistas de aquel entonces.

Y para rematar, ataviado con un traje negro y pajarita, sintió un flechazo con una de ellas: "Vengo de luto. Desde que he conocido a Nekane, se me han muerto las ganas de estar soltero", unas palabras que hicieron que los allí presentes se rieran a carcajadas.

Desde luego, el desparpajo que ha ido ganado delante de las cámaras es envidiable por lo que no hay ninguna duda que va a seguir dando momentazos.