Más enamorados que nunca, Sofía Suescun y Kiko Jiménezdefienden su relación desde las páginas de Lecturas, después del mensaje falso de Maite Galdeano que confirmaba su ruptura. La pareja no puede estar más preocupada, unen puntos con otras informaciones sobre las que han tenido que salir al paso y que parecen buscar torpedear su felicidad. En exclusiva, se confiesan sobre una situación que amenaza por desestabilizarles y superarles, y ponen nombre a sus miedos: una 'mano negra' les acecha.

Artículo relacionado

"Una sombra nos persigue", cuenta inquieto Kiko Jiménez a nuestra revista. Y tiene dónde aferrarse para hacer una declaración tan sorprendente. "En el último mes han sido tres o cuatro las informaciones falsas sobre nosotros", explica, "los dos vivimos con miedo".

Con una situación tan tensa, es normal que estén en un estado de paranoia permanente. A las cabezas de Kiko y Sofía no paran de venir imágenes terribles que temen que se puedan hacer realidad. "Cualquier día te puede embestir un coche, te pueden esperar fuera", presiente el colaborador televisivo.

Creen en estas sospechas firmemente y, si Sofía se siente insegura fuera de las cuatro paredes de su casa, –"Tengo terror a salir de mi casa porque no sé qué va a ser lo siguiente. Miro tres veces a los lados antes de salir de casa", desvela aterrorizada–, Kiko extiende sus miedos también al que tendría que ser su espacio seguro: su casa.

Artículo relacionado

"El otro día me encontré las ventanas abiertas cuando me levanté", nos explica en la entrevista exclusiva, "yo las cierro siempre", continúa, "pensé que habían entrado y me habían grabado". La existencia de esa 'mano negra' se hace muy presente y están convencidos de que les persigue para arruinarles la vida. "¡Imagina que voy a ‘Sálvame’ y me encuentro con unas imágenes... Se tumba una chica conmigo en la cama y me graba y yo dormido y no me entero! ¡Yo que sé! ¡Ya estás paranoico!", confiesa aterrado Kiko. Sofía también verbaliza sus miedos, "o han puesto un micro...", y no puede evitar ir más allá y sentir su vida en jaque, "llega un paquete y temes que haya veneno". La situación es límite, pero como han vuelto a demostrar en Lecturas, se tienen el uno al otro y es lo único que importa.