La inesperada ruptura entre Anabel Pantoja y Omar Sánchez solo tres meses después de su boda sigue dando qué hablar. Este miércoles, Tom Brusse quien fuera compañero del canario en 'Supervivientes 2021' ha concedido una entrevista exclusiva a Omar Suárez para Lecturas en la que además de presentarnos a su nueva novia no ha dudado en arremeter contra el todavía marido de Anabel.

Artículo recomendado

Anabel Pantoja recibe la sorpresa más reconfortante de Isa Pantoja en el peor momento de su padre Bernardo

Anabel Pantoja recibe la sorpresa más reconfortante de Isa Pantoja en el peor momento de su padre Bernardo

Tom Brusse es muy sincero y aunque no se alegra del mal ajeno asegura que a él no le ha sorprendido lo más mínimo su separación: "Sabía que esa pareja no iba a durar porque Anabel es una mujer muy activa y ambiciosa, que quiere comerse el mundo, mientras que Omar es un buen chico pero muy tranquilo, muy flojo", cuenta.

Para Tom, Omar "tiene su empresa y no quiere ver más allá, no le gusta conocer mundo", algo que le distanciaría de manera inevitable de Anabel Pantoja que en los últimos años ha vivido un cambio radical en su vida, una postura que la propia colaboradora de 'Sálvame' dejó entrever en una de sus intervenciones en televisión. El francés cuenta a esta publicación que durante su estancia en Honduras, el canario no dejaba de hablar de su mujer: "Tenía miedo de que ella lo dejara, pero porque solo pensaba en que tenía el negocio fuera y quería que ella se ocupara", recuerda.

"Se estaba aprovechando de la popularidad de Anabel", ha sentenciado el que fuera concursante de 'La isla de las tentaciones' muy firme en su posición de que todo lo que tiene Omar se lo debe a la sobrina de Isabel Pantoja.

Al margen de su ruptura, Anabel y Omar mantienen una buena relación y el canario se ha convertido en un gran apoyo para su todavía mujer en estos momentos tan delicados: "En los malos momentos sólo las buenas personas y con corazón están, y una de ella eres tú. Ánimo", le escribía recientemente en redes sociales. Un buen rollo que deja las puertas abiertas a una posible reconciliación.