EXCLUSIVA | Omar Sánchez nos cuenta por qué no ha firmado el divorcio con Anabel Pantoja

Omar Sánchez y Marina Ruiz han presumido de amor en las páginas de Lecturas. Además de contarlos los entresijos de su relación, el exmarido de Anabel Pantoja, ha contado en qué punto está su proceso de divorcio

Gloria Fernández
Glòria Fernández

Redactora de Lecturas.com

Collage Anabel Pantoja y Omar Sánchez

En las páginas de Lecturas de esta semana se respira amor. Los responsables son Omar Sánchez y Marina Ruiz que posan por primera vez como novios y nos hablan de los entresijos de su vida de pareja. Su primer encuentro íntimo alejados de 'Pesadilla en el paraíso', el importante paso de ir a vivir juntos y sus planes de futuro... El surfista y la extronista están muy ilusionados con el horizonte que tienen ante sus ojos. Sin embargo, también son conscientes del importante escollo que les podría impedir cumplir sus sueños compartidos tal y como los están proyectando. Ese obstáculo es Anabel Pantoja, con quien sigue casada Omar Sánchez (31 años). Muy consciente de la situación, el exmarido de la sobrina de Isabel Pantoja habla claro de los motivos por los que no han firmado el divorcio, y el propósito de darle su sitio a Marina (28 años), cerrando de una vez por todas esta etapa de su vida.

Artículo recomendado

¿Por qué Omar y Anabel no han firmado los papeles del divorcio?

Marina está menos preocupada que Omar de que su novio siga casado con Anabel. Su razonamiento es de lo más lógico, porque habla desde el corazón. "Al final, un casamiento es un papel. Lo que importan son los sentimientos", nos cuenta. Si bien es consciente de que es una cuestión que solo le atañe solucionar a Omar, pone un poco de perspectiva: "Yo tampoco me quiero casar mañana, entonces no es algo que me corra prisa".

El surfista y empresario se expresa con más nervio. Tiene claro que quiere dejar solucionada la separación con Anabel y quiere que sea algo definitivo, porque su mayor preocupación ahora es que todo esté claro con su actual pareja. "Obviamente me voy a divorciar cuando vuelva a Canarias", nos confirma sin atisbo de dudas en sus palabras. ¿Y por qué ni Anabel ni él han dado el paso de firmar los papeles? "Realmente no me he divorciado porque ni ella ni yo hemos podido por trabajo. Pero es un trámite muy rápido: ya lo haremos", nos asegura.

Artículo recomendado

Lo más importante, dar su sitio a Marina

No hay mentira en las palabras del concursante de realities. Entre los meses que Anabel Pantoja pasó en Honduras concursando en 'Supervivientes 2022', un verano de 'impasse' y vacaciones infinitas, tras las que Omar se encerró en la granja de 'Pesadilla en el Paraíso', el exmatrimonio no ha tenido tiempo de sentarse y pasar página de una vez por todas.

Haber conocido a Marina y ver que su relación se afianza a marchas forzadas han llevado al exmarido de Anabel pensar más en el divorcio. "Teniendo la relación que tengo con Marina, y viendo las cosas de cara al futuro, sé que el divorcio es un tema que tengo que zanjar con Anabel cuando hable con ella", nos confiesa, aunque sin poner fecha al final: "Pasará cuando tenga que pasar y todos felices".

El matrimonio de Omar y Anabel

El 31 de enero de este año, solo cuatro meses después de darse el 'sí, quiero', Anabel Pantoja confirmaba su separación de Omar Sánchez. La influencer y el surfista ya no vivían juntos y habían decidido tomar caminos separados tras cuatro años juntos. La pareja se conocía en una discoteca en Canarias, a donde había viajado Anabel acompañando a su tía, que daba allí un concierto. Omar quedó prendadísimo de Anabel y no dudó en presentarse. Una decisión que, a pesar de todo, seguro que no lamenta, pues han sido para ambos cuatro años que les han transformado por dentro y por fuera, y con la que han conocido lo que es el amor.

El 1 de enero de 2021, Anabel y Omar celebraban un romántico enlace en la playa, pero también teñido de tristeza y salpicado por la polémica. Solo hacía unos días que había fallecido la abuela de la novia, doña Ana, trastocando todos los planes, aunque siguieron adelante. Kiko Rivera e Irene Rosales volvieron a Sevilla y su oposición a la celebración destapó una nueva fractura familiar, unida a la guerra del dj con su madre por la herencia de Paquirri y la finca Cantora.

Loading...