Emma Garcíasigue al pie del cañón en 'Viva la vida' a pesar de la crisis provocada por el coronavirus. La presentadora ha hablado largo y tendido de cómo le está afectado la pandemia tanto a ella como al resto de integrantes de su familia, y no ha podido evitar hacer una inesperada confesión sexual a consecuencia del confinamiento: "Los primeros días estaba tan preocupada por la situación que no tenía ganas. Ahora ha llegado un momento que me vengo arriba".

La periodista ha pasado todo el estado de alarma en Madrid y ha disfrutado al máximo en compañía de su hija Uxue, quien se ha convertido en un gran ejemplo a seguir para ella. Tanto es así, que Emma no ha dudado en desvelar públicamente que ambas forman un tándem perfecto para hacer frente a cualquier situación.

Artículo relacionado

"Hacemos un buen equipo maitia", ha escrito la vasca en su perfil oficial de Instagram junto a una entrañable imagen de madre e hija chocando las manos en señal de victoria. Junto a la fotografía, Emma ha querido añadir los siguientes hashtags: #YaQuedaMenos, #SaldremosDeEsto, #LoEstamosConsiguiento, entre otros, para animar a todas las personas y dejar constancia de que todos unidos podemos derrocar a la COVID-19.

emma garcía hija

Nagore Robles, la que fuera su excompañera mientras presentaba 'MYHYV' no ha dudado en reaccionar a la publicación: "¡Qué grande! Súper equipo"... Al igual que han hecho Suso Álvarez, Irene Rosales o Luis Rollán, colaboradores del programa que presenta en la actualidad, 'Viva la vida', que se han limitado a comentar con emoticonos de corazones.

Emma se siente muy orgullosa de cómo está afrontando su hija de trece años esta trágica situación, a pesar de que está en plena adolescencia: "Yo decía 'ya verás' pero lo ha entendido. Me está sorprendiendo su madurez. Se lo está tomando en serio, con las clases, al igual que sus compañeros".

Al igual que el resto de ciudadanos, Emma también ha vivido semanas duras a causa del cambio vital que está experimentando por el virus: "Yo tenía ganas de llorar. Cada semana llegaba al trabajo y preguntaba que quién faltaba. Me rompía".