La curva secreta de la vida de Adara Molinero le ha hecho remover el dolor que ha vivido a lo largo de los últimos dos años. La madrileña ha contado con lujo de detalles la montaña rusa de sensaciones que ha atravesado desde que se convirtiera en ganadora de 'GH VIP 7'. Desde la ilusión por iniciar un romance con Gianmarco Onestini, al suplicio por no saber qué pasaría con su hijo tras la ruptura con Hugo Sierra, pasando por los buenos momentos que le ha regalado Rodri Fuertes, su apoyo incondicional en los peores momentos de su vida.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Belén Rodríguez se sincera con Jorge Javier: "Tuve miedo de que me cortaran la pierna"

EXCLUSIVA Belén Rodríguez se sincera con Jorge Javier: "Tuve miedo de que me cortaran la pierna"

Pero si hay algo novedoso que ha llamado mucho la atención ha sido la revelación que Adara Molinero ha hecho sobre el distanciamiento que vivió con su madre, Elena Rodríguez. Madre e hija estuvieron meses sin tener ningún tipo de contacto y ha sido ahora cuando la concursante ha explicado por qué.

Adara y Elena

Adara habla del distanciamiento con su madre

Mediaset

Completamente rota, Adara ha reconocido que "me empezaron a venir flashes de mi infancia", una niñez complicada por la separación de sus padres cuando era muy pequeña. La joven, de 28 años, tomó una determinación que no fue otra que separarse de su madre: "Desde aquí le pido disculpas... Quiero pedirle perdón, ella lo hizo lo mejor que pudo". Afortunadamente, consiguieron solucionarlo y hoy en día mantienen una magnífica relación: "Siempre ha estado conmigo, siempre me ha ayudado en todo. La quiero muchísimo y es una de las personas más importantes para mí".

Artículo recomendado

Elena Rodríguez anuncia un cambio en su vida mientras Adara Molinero vive sus horas más bajas en 'Secret Story'

Elena Rodríguez anuncia un cambio en su vida mientras Adara Molinero vive sus horas más bajas en 'Secret Story'
Elena Rodríguez

Elena Rodríguez confiesa que se equivocó con Adara

Mediaset

Elena Rodríguez escuchaba atentamente las palabras de su hija desde el plató y aprovechaba la intervención para revelar detalles hasta ahora desconocidos de su vida pasada. "No ha sido fácil para ninguno de los tres", decía haciendo referencia a la etapa en la que se separó de Jesús Molinero. "Cuando una mujer se separa con una niña de 1 añito y embarazada de otro y decide seguir adelante hay que ser fuerte", seguía. Sin embargo, después de escuchar el dolor de su hija, asegura que debería haber hecho las cosas de otra manera: "Hoy por hoy si me pasara me olvidaría de trabajar tanto, de tener la casa tan limpia, de la pensión y disfrutaría más de ellos, les daría más amor y más besitos". A Elena no le ha temblado la voz a la hora de reconocer que "me equivoqué".

La exsuperviviente ha dejado la puerta abierta a una conversación con su hija para tratar todo lo que arrastra desde su infancia y así, conseguir sanar esas heridas.