Tamara Falcó ha vuelto al trabajo este jueves incorporándose una semana más a la tertulia de 'El Hormiguero', lo ha hecho muy entera y con la mejor de sus sonrisas, a pesar de que hace solo 24 horas despidió a su tío Fernando, hermano de su padre Carlos Falcó. De lo más cómoda con Pablo Motos y sus compañeros de trabajo, no hay semana que Tamara Falcó no nos sorprenda con alguna de sus revelaciones: si la semana pasada habló de las obras de Villa Meona y su trato con el servicio, en esta ocasión ha revelado su gran metedura de pata el día que conoció al Papa Francisco.

Artículo relacionado

Sí, casi un año después de cumplir su sueño de tener al Papa frente a frente, Tamara Falcó ha hablado de cómo fue esa experiencia religiosa, que ha marcado y marcará su vida. "Tuve la sensación cuando estuve con él que no le gusta lo que le ha tocado", ha revelado la hija de Isabel Preysler, muy convencida de que el pontífice cumple con su labor de buen agrado pero estaría feliz haciendo otras cosas.

Tamara Falcó en El Hormiguero

Tamara Falcó, en la tertulia de los jueves de 'El Hormiguero'.

Antena3

Tamara Falcó cumplió un sueño a finales del 2019 cuando el Papa celebraba sus bodas de oro con Dios, 50 años de entrega al sacerdocio para los que congregó en el Palacio de San Calixto la inauguración de una nueva sede de Scholas Occurentes Italia, una red de escuelas de todo el mundo que cuentan con patrocinio eclesiástico. Tamara Falcó estuvo en ese acto, pero, lejos de acudir al acto como una invitada más, lo hacía en calidad de madrina y presentadora.

"Me enteré y creía que era una broma. Luego, llegué y me dieron un montón de folios y dije: 'perdona, ¿alguien sabe que nunca he presentado nada?", ha revelado haciendo a sus compañeros reír.

Tamara Falcó en El Hormiguero

Tamara Falcó explica su metedura de pata con el Papa Francisco en 'El Hormiguero'.

Antena 3

La diseñadora ha deleitado a Pablo Motos con una anécdota que no tiene desperdicio, y es que se equivocó leyendo el guión y ubicó mal a todos los presentes en el evento. "Mi cabeza dijo otra cosa a la que ponía en el guión", ha explicado entre risas, eso sí, el Papa se lo tomó fenomenal: "el Papa estaba encantado y me regaló un rosario, ¿cómo te quedas?".