Fani se ha convertido en la gran protagonista de 'La isla de las tentaciones' al ser la primera en caer en la tentación de Rubén, exfutbolista y seductor nato. La madrileña, de 34 años, entraba en este reality para afianzar su relación de seis años con Christofer y superar los celos enfermizos que confirmaba tener, pero finalmente se ha dado cuenta que no estaba tan enamorada como creía de su novio.

Artículo relacionado

Su popularidad ha llevado a querer conocer más detalles acerca de su vida privada. A pesar de ese carácter extrovertido y aparentemente feliz, Fani no lo ha pasado bien a lo largo de su vida, algo que ya adelantó en su vídeo de presentación: "No he tenido una vida normal, mi familia estaba desestructurada. Mi madre se dedicaba al mundo del espectáculo, no respetaba nada era muy suelta, le gustaba mucho estar con los hombres", pero eso no fue todo y es que la joven reconoció no saber quién era su padre: "Mi familia me dice que puedo ser hija de Emilio el de 'Los Chichos' o de José el de 'Los Chunguitos'".

Fani

Ha sido su tía Maite, su fiel defensora en los platós de televisión, quien ha reconocido que su sobrina tiene una mochila muy grande a sus espaldas. "Trabajadora y luchadora" son algunos de los adjetivos que Maite le dedica a Fani y es que reconocer que siempre ha sido ella "quien ha tenido que tirar del carro".

Al parecer, Fani tendría una hermana con la que no pudo crecer por motivos familiares: "Las circunstancias de la vida hizo que tuvieran que separarse, mi hermana tuvo que dejar a las niñas y ellas se tuvieron que separar. Cada una tuvo que vivir en un lugar diferente", declaraba Maite al programa 'Viva la vida'. Un tema muy delicado para Fani y es que aunque se conocen y mantienen algo de contacto: "Es una espinita que le provoca mucho dolor".