El paso de Chelo García Cortés por 'Supervivientes' va más allá de la mera emoción de la periodista por vivir la experiencia de sobrevivir en una isla, también hay detrás una situación económica complicada que Chelo quiere aliviar con el dinero que se embolse gracias al concurso.

Artículo relacionado

Tal y como informó 'Lecturas', la colaboradora de 'Sálvame' tiene una deuda de 1'4 millones y tiene el 70% de su sueldo embargado. Esta situación límite le llevó a pedir dinero prestado a sus compañeros, como a Kiko Hernández, al que recurrió, a través de Mila Ximénez, para pedirle 12.000 euros. El propio Kiko ha desvelado este episodio en 'Sálvame'.

Estas revelaciones han desembocado en otras tantas relacionadas con los apuros económicos de Chelo y otros aspectos que no la dejarían como la mejor de las amigas.

Así, según Kiko Hernández, la superviviente intentó hacerle las trece catorce y quedarse con un puesto de trabajo suyo, una 'traición' que dolió a Kiko y que ahora ha querido hacer pública.

El colaborador ha contado en 'Sálvame' que en una ocasión intentó ayudar a Chelo llevándola a una de sus trabajos, al lugar donde Kiko oficiaba bodas. Entonces, cuenta Kiko, la periodista intentó hacerse con su puesto. “Ella quería casar a la gente y que yo me quedara en mi casa”, ha manifestado Hernández no dejando en muy buen lugar a su compañera de trabajo.