David Muñoz y Cristina Pedroche tenían mucha ilusión puesta en el restaurante que abrieron en Londres hace cuatro años. Pero finalmente su sueño se rompió. A finales del año pasado la pareja decidió cerrar definitivamente el Streetxo que tenían en una de las calles más prestigiosas de la capital británica. El chef y la presentadora vieron cómo los gastos que les generaba este negocio, sumados a la crisis provocada por la pandemia, hicieron que las pérdidas fueran insostenibles. Así que lamentablemente tomaron la decisión de parar. Ahora, en una entrevista concedida en 'La Ventana' de Cadena Ser, David Muñoz ha contado cómo están sus asuntos económicos y lo primero que ha desvelado es que “nosotros tenemos muchas deudas que vamos pagando”.

Artículo relacionado

David Muñoz ha asegurado que el restaurante Streetxo de Londres “cerrado nos costaba 50 mil euros al cambio cada mes. Tuvimos que pedir un crédito para mantenernos abiertos cuatro meses”. Con esto ha desvelado que la cifra que él y Cristina Pedroche tenían que invertir para continuar con el restaurante abierto era de lo más elevada. Y aunque en los últimos meses que el negocio estuvo abierto contó con beneficios, el chef ha relatado que prefirieron optar por la opción más inteligente. “Tuvimos que decidir fríamente qué era lo inteligente. Tuvimos que dejar que un barco se hundiera y que no se hundiera la flota. Me hubiese llevado por delante a mis otros negocios y habría perdido muchísimo dinero”, ha lamentado.

Si algo ha demostrado David Muñoz a lo largo de su trayectoria es que no se conforma ni permite que los contratiempos le hundan. Tanto es así que pese a las dificultades de 2020, un año en el que ha tenido que tener durante un tiempo alguno de los restaurantes cerrados e incluso sufrió un incendio en uno de ellos, “en 2021, en cuanto la cosa se normalice ligeramente, vamos a abrir otro restaurante nuevo”.