María Teresa Campos quiere que Edmundo Arrocet desaparezca de su vida lo antes posible. Hace una semana Terelu Campos confirmaba la noticia de que su madre y el humorista habían roto su relación. Pero tras varios años juntos, la expareja todavía tiene algunas cosas que gestionar para poder poner punto y final a su noviazgo.

Artículo relacionado

En sus casi seis años de relación María Teresa y Edmundo han convivido en casa de la presentadora. Durante la emisión del reality protagonizado por ella y sus hijas pudimos ver cómo Edmundo estaba totalmente asentado en la vivienda. También en el programa de Bertín Osborne vimos cómo Edmundo enseñaba la habitación que ocupaba, que por cierto estaba un tanto desordenada. Y allí todavía siguen algunas de las pertenencias de Bigote, algo que a María Teresa no le debe hacer mucha gracia. Allí hay desde ropa, libros, los cuadros y prendas que él pinta hasta recuerdos personales del humorista, y es inevitable que a la Campos el ver cada día todo esto le traiga muchos recuerdos.

Habitación Bigote

Para poder olvidar al que ha sido su novio durante tanto tiempo, la presentadora necesita que Edmundo haga que sus pertenencias salgan de su casa, pero ese momento todavía no ha llegado.María Teresa está pasando una Navidad difícil. Ella misma ha confesado que han sido unos días “complicados” pero está superando este momento arropada por los suyos, en especial por sus hijas y por sus nietos.La presentadora afronta el año lo mejor que puede y ayer le contó a Carlota Corredera cuáles son sus dos grandes deseos para 2020, “salud y trabajo”, le dijo, dejando claro que Edmundo no está entre ellos.