La casa de Terelu ha sido el escenario de encuentro del clan Campos durante todas las navidades. La noticia de la ruptura de María Teresa Campos y Edmundo Arrocet provocaba que sus hijas se cerraran en banda en torno a la veterana presentadora para que disfrutase de estas fechas tan señaladas.

Ha sido Alejandra Rubio, hija de Terelu, quien ha comentado en qué punto se encuentra su abuela tras la separación del humorista. La joven, a las puertas de casa de su madre, ha reconocido que aunque no es un buen momento para ella "está bien, muy bien" y mucha culpa de eso la tiene la familia: "Entre todos la estamos arropando para que ella esté mejor y más feliz", reconocía.

Artículo relacionado

La joven no ha querido entrar en más detalles sobre cuándo o cómo se dio la ruptura y si han tenido algún tipo de contacto desde entonces: "Es un tema de mi abuela", explicaba a la vez que reconocía que su papel en este momento es "apoyarla" en todo. Bajo su punto de vista, será el tiempo lo que ponga cada cosa en su lugar: "Hay veces que el amor se acaba y ya está. Cada uno por su lado, la vida sigue".

Alejandra Rubio

Eso sí, ha querido dejar claro que las informaciones que hablaban sobre la supuesta alegría de Terelu y Carmen por la ruptura es falsa: "Ellas están felices cuando mi abuela está feliz. Lo demás da igual".

Además de su familia, Teresa ha contado con el apoyo incondicional de su "otra hija", Rocío Carrasco. La hija de Rocío Jurado llegaba a casa de Terelu en la noche del 31 de diciembre acompañada de su marido, Fidel Albiac. Tal es la relación que les une, que para Alejandra es una tía más: "Hace mucho tiempo que no los veo y tengo muchas ganas", reconocía con una enorme sonrisa.

Sea como fuere, lo que es una realidad es que María Teresa Campos está llevando de la mejor manera esta situación tan dolorosa para ella, y toda la culpa de eso la tiene su familia que no la dejan sola en ningún momento.