Colate ya no es concursante de 'Supervivientes'. Tras ser expulsado por la audiencia del reality y una recta final un tanto accidentada, el empresario ha regresado a la 'vida normal' y lo ha hecho empezando de la forma que más deseaba.

Artículo relacionado

En la isla lo que más se echa de menos es la comida, pero no es lo único. Dormir en una cama, no estar a la intemperie constantemente o ducharse son placeres que los supervivientes retoman con los brazos abiertos tras abandonar el concurso.

Y esto es precisamente lo que ha hecho Colate. "Es una sensación súper rara tener el cuerpo limpio de agua dulce", ha comentado ante las cámaras que han grabado cómo ha sido este regreso a la civilización. Pero no es esto lo que más ilusión hacía al empresario residente en Miami.

El hermano de Samantha Vallejo-Nágera ha podido por fin cumplir con su sueño, que no es otro que reencontrarse con su maleta y enfundarse en su traje de chaqueta. Tras tantas semanas en bañador y una vez aseado, el supervivientes no lo ha dudado y se ha vestido con ropa limpia de lo más elegante, ¡y sin planes a la vista!

Lo más increíble de todo es que su ropa le sigue valiendo aún con 12 kilos menos... "Así estará mi cabeza que esta era la ropa que yo había puesto en mi maleta para la gala de los jueves, luego me dijeron que no podía llevarlo", ha contado. Antes muerto que sencillo.