Rocío Carrasco ha entrado en el capítulo 10 de 'Rocío contar la verdad para seguir viva' en lo que vivió con su hijo, David Flores. Tras el duro proceso de maltrato y judicial que vivió con su hija Rocío Flores, Antonio David hizo todo lo que pudo y más hasta que arrebató a Rocío Carrasco a su "enano", como ella llama a su hijo cariñosamente.

Artículo relacionado

"Mi David empieza a tener unos cambios de actitudes cuando su hermana ya no vive con nosotros, me doy cuenta en el colegio. David, de repente, se ha peleado con un niño o había dicho una barbaridad que yo jamas le había escuchado ni pensaba que las tenía en su cabeza. Se volvió un niño arisco, reaccionario, desagradable en la forma de hablar… Se podía llevar tres horas de reloj frente al libro sin estudiar y me decía que le daba igual", ha contado Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco ha contado cómo Antonio David visitaba a su hijo en el colegio, durante los recreos o entre clases, para chantajearlo emocionalmente: "le decía te tienes que venir porque tu hermana te echa mucho de menos, porque tu hermana Lola, porque Rocío tiene muchas ganas de verte... Un chantaje que en un niño como David es mucho más cruel e importante. Y, por otra parte, le decía si tu madre te castiga me llamas y si te dice algo mañana vengo y me lo cuentas".

David Flores, tal y como ha denunciado Rocío Carrasco, también fue víctima de la manipulación de su padre y de sus falsas promesas para llevárselo a su terreno. "Le decía 'tienes que estudiar' y me respondía 'mi padre me ha dicho que me va a grabar un disco con fulanito, que me va a llevar a 'La Voz', que yo no tengo que estudiar. Yo ya estaba viendo que iba a terminar como lo otro", ha contado Rocío sin poder evitar emocionarse.