El Príncipe Carlos y Camilla Parker se encuentran en Garden City como parte de su gira oficial por Nueva Zelanda. Una de las paradas más emotivas de la jornada fue cuando la pareja visitó la Escuela Secundaria Cashmere, en Christchurch donde se reunieron con estudiantes y las familias afectadas por los tiroteos del pasado 15 de marzo que acabaron con la vida de siete personas.


"Puedo apreciar el dolor al que os habéis enfrentado", decía un emocionado príncipe de Gales a algunos de los estudiantes allí presentes ante la atenta mirada de su esposa, visiblemente recuperada de la infección que sufrió hace algunas semanas. En su discurso, el heredero al trono inglés señala que Nueva Zelanda es todo un "ejemplo para el resto del mundo" después de reponerse a la masacre.

Artículo relacionado

Carlos y Camilla

Como parte de la visita en su tercer día en el país, el príncipe Carlos trajo consigo una capa de korowai, un regalo que el pueblo maorí le entregó a la reina Victoria durante una visita al Reino Unido en 1863 y que ahora ha devuelto a su lugar de origen y ya se puede disfrutar en el interior del Museo de Waitangi.

La pareja fue agasajada con una danza tradicional Maorí en Waitangi Treaty Grounds, donde se firmó un tratado sobre la relación entre los maoríes y la Corona, que otorga a los pueblos indígenas de la isla los mismos derechos que los súbditos británicos. Carlos y Camilla no perdieron detalle y lucieron dichas capas durante toda la ceremonia.
La cita terminó con el duque de Cornualles plantando un árbol para conmemorar la visita.


.