Ella no es -ni será- una princesa al uso, y así lo ha declarado y demostrado en infinidad de ocasiones. Pero Charlene de Mónaco está cambiando, y parece que este verano su vida familiar junto a Alberto cobrará más importancia que nunca.

Artículo relacionado

Durante las últimas semanas, la pareja ha protagonizado un sinfín de momentos juntos en los que han demostrado que están en su mejor momento. A ello se le suman los pequeños Jacques y Gabriella, quienes van cobrando protagonismo en la agenda oficial del Principado.

Alberto, Charlene, Jacques y Gabriella de Mónaco

Relajados y juntos, Alberto y Charlene mostraban hace unos días una imagen juntos con los mellizos de la familia, arrancando sus vacaciones en un idílico destino al que viajaban con motivo de su noveno aniversario de boda.

A la imagen le han seguido dos instantáneas más en las que la cuñada de la princesa Carolina se ha mostrado en una actitud deportiva, casi profesional, realizando una modalidad de lo más sorprendente: el ciclismo acuático sobre el mar. Desde su fundación y desde su propia cuenta personal de redes sociales, la sudafricana parece estar más en forma que nunca, preparándose para una posible competición solidaria organizada por la Princess Charlene of Monaco Foundation: la Waterbike Race, que cada año organiza junto a su hermano, Gareth Wittstock, como embajador de la organización

Por este motivo, Charlene pasará prácticamente todo el tiempo libre que le queda cuando no atiende a su familia a entrenar pedaleando sobre el mar. Además, la princesa se volcará en prevenir los ahogamientos de los más pequeños con diferentes proyectos realziados a través de su fundación, haciendo que se familiaricen con el agua a través de las diferentes actividades que desarrollan durante el año.

Familia, deporte y trabajo. El verano de Charlene está repleto de bonitos proyectos que, por primera vez en su matrimonio, parece estar compartiendo felizmente con su esposo en todo momento.