Han pasado exactamente ocho días desde que Felipe VI aterrizara en Palma de Mallorca para disfrutar de sus merecidas vacaciones estivales junto a su familia. Sin duda son los días en Marivent cuando más relajado vemos al monarca, y esto va más allá de su actitud también lo notamos en su armario.

Artículo relacionado

El Rey sigue los pasos de su mujer, la reina Letizia, y en la isla saca a pasear sus estilismos más desenfadados, lo que repercute directamente en su imagen. Alejado del encorsetado traje, don Felipe rejuvenece. Al igual que con sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, es la Reina quien marca las directrices de los outfits familiares dejando estampas tan adorables como la de su última excursión en la que los cuatro miembros de la familia del Rey van vestidos a juego.

Las claves de los estilismos más refrescantes de don Felipe pasan por polos y camisas remangadas habitualmente, también jeans y complementos, como cinturones y gafas de sol. Su barba, que se ha convertido ya en su sello de identidad, casa a la perfección con estos looks más frescos y a la moda.

Este verano en Mallorca han llamado mucho la atención los estampados de sus camisas e incluso se ha atrevido con un 'total white', de lo más trendy, para salir a pasear siempre dentro de su estilo.

Nada regio e informal, el monarca elige atuendo apostando por la comodidad pero también haciendo un guiño a las tendencias. Hasta en su audiencia con el presidente, Pedro Sánchez, en Marivent, donde no le quedaba más remedio que volver al traje, apostó por una corbata de estampado más juvenil.

Por supuesto en su maleta no faltan las zapatillas de deporte, y es que no ha renunciado a su deporte favorito: la vela. No hay duda de que el verano le sienta genial a don Felipe.