El fin de semana del rey Felipe VI (55 años) ha estado marcado por la tristeza y el dolor de la perdida de su primo, Fernando Gómez-Acebo a los 49 años. El hijo menor de Pilar de Borbón fallecía el pasado viernes al agravarse la insuficiencia respiratoria crónica tras contraer la Gripa A. Un golpe inesperado para toda la familia, que daba el último adiós al primo del monarca en el tanatorio de La Paz de Tres Cantos, en Madrid.

Tras acompañar a su familia en estos duros momentos, el marido de Letizia (51 años) ha estrenado su agenda de actos semanal. Concretamente, Felipe se ha reunido con los ganadores de la 43 edición del concurso '¿Qué es un Rey para ti?', en el que alumnos de educación primaria y secundaria realizan trabajos sobre la figura del monarca o la princesa Leonor y el papel de la Corona.

Felipe VI
GTRES

El hijo de la reina Sofía (84 años) ha conversado, uno por uno, con todos los concursantes que le han explicado los entresijos de su proyecto. Durante las charlas, hemos podido ver como el rey se mostraba sonriente y empático, escuchando con atención las explicaciones de los alumnos y alumnas. En especial, Felipe se ha mostrado especialmente sonriente al observar con atención uno de los trabajos. En él aparecían varias imágenes de la reina Letizia, la infanta Sofía (16 años), la princesa Leonor (18 años) y el propio monarca en una noria con los colores de la bandera española. Con cada una de estas interacciones, el monarca dejaba entrever su faceta de padre orgulloso, demostrando la gran admiración que sentía por todos los jóvenes. 

Artículo recomendado

Isa Pantoja envía un contundente mensaje a los seguidores de Asraf Beno tras la final de 'GH DÚO'

Isa Pantoja y Asraf

Todas las veces que el rey Felipe VI ha mostrado su faceta de padre orgulloso

Esta no es la primera vez que hemos podido entrever cómo es el rey Felipe como padre. Lo vimos en varias ocasiones durante 2023 cuando su primogénita vivía diversos actos clave en su papel institucional. Fue el caso de la jura de la Constitución, el pasado 31 de octubre, el mismo día que Leonor cumplía la mayoría de edad. Mientras la princesa de Asturias se preparaba para pronunciar su juramento, el rey seguía de cerca los pasos de su hija, sin poder ocultar el gran orgullo que estaba sintiendo.

Lo mismo sucedía cuando la presidenta y presidente de las Cámaras le otorgaban las Medallas del Congreso y del Senado. El monarca sonreía tímidamente al ver a Leonor con ambas condecoraciones, un momento clave en su futuro como reina. Y una vez más podíamos ver ese orgullo cuando, después de que Leonor recibiera el Collar de la Orden de Carlos III, Felipe le dedicaba un "muy bien" a su primogénita. 

Artículo recomendado

El dolor de los reyes Felipe y Letizia, afectados y cabizbajos, en el último adiós a su primo Fernando Gómez-Acebo

Felipe Letizia

Felipe VI dice adiós a su primo, Fernando Gómez-Acebo

Felipe VI ha acudido a este acto pocas horas después de haber dado el pésame a su familia por el fallecimiento de su primo, Fernando Gómez-Acebo. El sábado por la tarde, sobre las 20:00h, el monarca y Letizia acudían a la misa funeral para acompañar a los familiares más directos de Gómez-Acebo. Nada más llegar, con el rostro serio y compungido, Felipe saludaba a sus primos y ha intercambiado varias palabras con ellos.

Mientras esto sucedía, Letizia ha dado un paso atrás dejando el protagonismo a su marido. ¿La razón? El vínculo de la reina con la familia Gómez-Acebo no ha sido todo lo cercana y fluida que se podría desear. Han sido varias las ocasiones en las que gestos y conductas han denotado cierta tensión entre ellos. Un claro ejemplo fue el funeral de la infanta Pilar de Borbón, madre de Fernando. Tanto es así que aunque Letizia sí hizo acto de presencia durante la misa del sábado, fue el rey en solitario quien se despidió, el domingo en el funeral, de su primo junto a los hermanos de este.

Felipe y Letizia
Gtres

Felipe y Letizia no fueron los únicos miembros de la familia real que se acercaron hasta el tanatorio. Un rato antes, la infanta Elena se personó en la capilla ardiente para apoyar a sus primos, a los cuales está muy unida. Al poco rato de entrar los monarcas, era la reina Sofía y su hermana, Irene de Grecia, quien accedían al edificio.