Está siendo una semana bastante ajetreada para los reyes Felipe y Letizia que continúan con su agenda tras el verano más atípico de la familia real española. Su agenda de septiembre es bastante intensa -ayer mismo los veíamos en la Biblioteca Nacional para presidir la inauguración de una exposición dedicada a Miguel Delibes- pero este viernes han podido cumplir con una de sus grandes aficiones: ir a la ópera. Un acto con el que, por supuesto, han querido mostrar una vez más su apoyo a este sector.

Artículo relacionado

Los monarcas han inaugurado la nueva temporada del Teatro Real asistiendo a la representación Un Ballo in Maschera, de Verdi. Una cita cultural en la que han coincidido con multitud de rostros muy conocidos como Isabel Preysler y Mario Vargas Llorsa, Tamara Falcó, Anne Igartiburu o Eugenia Silva.

Para la ocasión, y siguiendo la tónica de esta semana, doña Letizia ha rescatado uno de sus looks más aclamados reciclando uno de sus vestidos favoritos de Carolina Herrera. Una pieza, totalmente de su gusto y realmente favorecedora por su silueta y falda de vuelo con encajes, que la reina ya lució en 2017 convirtiéndose su estilismo en viral por su buen gusto y elegancia.

Los reyes Felipe y Letizia
Gtres

Además de por la forma, el vestido que ha lucido Letizia para ir a la ópera con el rey es de su gran color favorito, el rojo. Aunque ha coqueteado con otros colores en su armario, no hay duda, la esposa de Felipe VI sigue apostando por su color fetiche para las grandes ocasiones. Ha completado el look con sus salones destalonados también de Carolina Herrera.

Letizia
Gtres