Los reyes Felipe y Letizia continúan con su agenda. Desde que comenzó septiembre son varios los actos a los que han acudido y esta tarde ha sido el turno de ir a la Biblioteca Nacional para presidir la inauguración de una exposición dedicada a Miguel Delibes. Pese a que la princesa Leonor tiene que estar confinada cumpliendo con las estrictas medidas que han indicado desde su colegio después de que uno de sus compañeros diera positivo en coronaviurs, don Felipe y doña Letizia siguen con su agenda prevista. Una vez más, como está siendo habitual desde que terminó el confinamiento, la mujer de Felipe VI ha elegido un look con el que ya le habíamos visto anteriormente.

Artículo relacionado

Esta vez doña Letizia se ha decantado por un vestido de la firma italiana Bottega Veneta que le sienta de maravilla. Si algo caracteriza a este diseño es su color azul, su escote en V y los bordados en forma de mariposa. Detalles de lo más románticos con los que la madre de la princesa Leonor y la infanta Sofía ha sacado su lado más sencillo y elegante al mismo tiempo. Y una vez más ha apostado por su silueta favorita. De nuevo ha elegido un vestido ceñido a la cintura, esta vez con cinta. La de hoy es la tercera ocasión que vemos a Letizia con este diseño que estrenó hace ya dos años y que tenía un coste de dos mil trescientos euros.

Felipe y Letizia

Para combinarlo, esta tarde se ha decantado por la sencillez. Sus infalibles salones de Carolina Herrera en sus pies y un bolso de mano de Nina Ricci que también ha repetido en varias ocasiones han complementado su look. Melena suelta, maquillaje natural y joyas discretas también han formado parte de la imagen de la mujer de Felipe VI en una tarde muy cultural.