Los reyes Felipe y Letizia se están adaptando a la nueva normalidad. Durante el tiempo que ha durado el confinamiento su trabajo ha cambiado por completo. Pasaron de asistir a varios eventos semanales a trabajar mediante videoconferencias desde sus despachos de Zarzuela. En estas semanas hemos visto cómo han convertido su residencia oficial en su lugar de trabajo. Pero ahora que la desescalada ha comenzado, su forma de trabajar ya está cambiando. Don Felipe y doña Letizia han comenzado su nueva normalidad y lo han hecho haciendo sus primeras salidas de Zarzuela y adaptando su residencia oficial a una nueva forma de trabajar. Los reyes ya han dejado a un lado las videollamadas para recibir a gente en sus salones y despachos.

Artículo relacionado

Esta tarde Felipe y Letizia han recibido en uno de los salones de su residencia a jóvenes talentos españoles procedentes de la investigación. Con ellos han hablado sobre cómo está afectando la crisis del coronavirus a la sociedad española y lo han hecho cumpliendo a rajatabla las medidas de higiene y seguridad. Los reyes y los asistentes al encuentro se han sentado en la Sala de Magnolias en forma de círculo, guardando las distancias, y ataviados con las mascarillas reglamentarias (esta vez no han lucido guantes). Con los micrófonos en el suelo para guardar mejor la higiene y sin mesa en el centro para hacer el ambiente más distendido, han comenzado este nuevo dispositivo de trabajo que probablemente se repetirá en los próximos días.

Letizia y Felipe

Y aunque su forma de trabajar ha cambiado, doña Letizia ha seguido fiel a su estilo de estos últimos meses. La reina ha vuelto a lucir un look working girl. Esta tarde se ha decantado por la chaqueta de tweed en color gris de Hugo Boss que ha repetido en más de una ocasión en estas semanas. Unos pantalones negros y sus clásicos salones del mismo color de Carolina Herrera han sido la combinación que ha elegido.