El primer viaje de los Reyes tras el estado de alarma no ha estado exento de polémica y esta vez protagonizada por la reina Letizia. Todo parecía ir a las mil maravillas, don Felipe y doña Letizia se daban su primer baño de multitudes en Las Palmas de Gran Canaria, un tour por todo el país que se extenderá durante el mes de julio y que tiene como objetivo mostrar que no existe riesgo para viajar por el territorio español.

Artículo relacionado

Durante las horas que duró el paseo que les llevó por la Casa-Museo Pérez Galdós y la playa de las Canteras, la Reina dejó ver su lado más espontáneo tanto con los ciudadanos como con su marido.El matrimonio hizo una parada en el bar 'Don Jamón' donde Felipe VI degustó jamón ibérico y se puso a charlar con la camarera para interesarse por el estado del negocio, que había reabierto ese mismo día.

Fue en ese mismo momento cuando Letizia se acercó y le indicó a su marido, que mantenía sus manos apoyadas en la espalda, que se apoyase en la barra del bar para dar ejemplo de normalidad frente a la crisis sanitaria que todavía nos acecha.

El Rey hizo caso a su mujer ante el consejo de su mujer y apoyaba su mano en la mesa que tenía delante y en la que la consorte se mantenía apoyada con el antebrazo. Esa escena tan espontánea fue grababa en vídeo por uno de los trabajadores del local y se hacía viral en solo unos minutos.

Esta 'orden' de Letizia ha levantado infinidad de comentarios en redes sociales. Mientras unos aplauden el gesto de la Reina otros recalcan como se ha vuelto a anteponer a su marido de manera pública.