Los looks de la reina Letizia dan mucho que hablar durante todo el año. Casi siempre aclamados, la mujer de Felipe Vi es muy consciente del poder que tiene su vestimenta y suele hablar a través de ella, al elegir prendas típicas del lugar que visita o diseñadores que apoyan diversas causas a las que amadrina. Sin embargo, no siempre le sale bien.

Artículo relacionado

Sin ir más lejos, el pasado 2020 la reina Letizia se convirtió en el centro de todas las críticas durante sus vacaciones de verano por visitar Petra y Menorca con dos bolsos de imitación de la famosa Tela de lenguas, que es uno de los productos más característicos de la artesanía textil mallorquina.

Letizia
Gtres

Las piezas de la consorte, que son un regalo que recibió al visitar el Mercat de l’Olivar, no eran de esta típica tela sino una imitación de la tradicional que se elabora en la isla, lo que indignó a los artesanos del lugar. Un malestar que ha aumentado este 2021, cuando ha visitado la basílica de Lluc, una de las señas de identidad de la zona, con este mismo modelo.

Sin embargo, doña Letizia parece haber aprendido perfectamente de sus errores. Después de que la presidenta de la Assocació Moda Mallorca le escribiera y enviara un bolso con la famosa tela de lenguas el pasado lunes, la consorte lo ha lucido en público. Ni 24 horas ha dejado pasar entre que recibió la bonita prenda y la ha estrenado por las calles de Palma de Mallorca.

Artículo relacionado

Así, doña Letizia lució durante su visita al restaurante el Txoco de Martín, local que pertenece al reconocido chef Martín Berasategui, junto al rey Felipe y sus hijas Leonor y Sofía un bolso elaborado de verdad con la famosa tela de lenguas. Un significativo gesto que no ha pasado desapercibido en la zona.