Para bien o para mal, la reina Letizia no pasa desapercibida allá por donde va. Mientras en Reino Unido la mujer de Felipe VI es aclamada por su elegancia y su papel institucional durante su periplo por Suecia, en el país nórdico no ha sido tan así. La estancia de dos días de los Reyes en Estocolmo ha dado para mucho y todavía hoy, una semana después, sigue dando qué hablar.

Nos tenemos que remontar al último encuentro con los Reyes de Suecia para recordar como el bolso de doña Letizia terminaba por los suelos dejando al descubierto sus dos infalibles: el móvil y una barra de labios. La Reina no lo pensó dos veces y se agachó para recogerlo, un gesto que no ha sido visto con buenos ojos por la prensa del país sueco.

Artículo recomendado

La reina Letizia afianza su "incómoda" pero elegante forma de llevar abrigos

La reina Letizia afianza su "incómoda" pero elegante forma de llevar abrigos

La revista Svensk Dam, especializada en Casas Reales, ha dedicado un artículo en el que critica lo ocurrido. Un texto que titulan de una forma llamativa como: "Pánico durante la visita de Estado: la reina Silvia conmocionada". Aunque relatan que lo sucedido pueda parecer "un detalle menor", aprovechan la ocasión para recordar que en una cita de este calibre todo debe estar cuidado al detalle y no debería haber espacio a ningún descuido.

Letizia
Mediaset

"Un error como este no debe ocurrir durante una visita de Estado solemne, donde todo está planeado hasta el más mínimo detalle", dice una periodista sueca que explica que todos los presentes son conscientes de dónde están "especialmente la reina Letizia" y recuerda como la monarca "entra en pánico y trata de salvar la situación para que el bolso no desvíe la atención".

Artículo recomendado

La princesa Leonor, obligada a romper con la tradición de Navidad que más gusta a la reina Letizia

La princesa Leonor, obligada a romper con la tradición de Navidad que más gusta a la reina Letizia

Al margen del objetivo principal de la visita de los Reyes a Suecia es inevitable que se quede en nuestra retina como el día en que vimos lo que doña Letizia guarda en su bolso, un percance que fue aplaudido en España por la naturalidad de la consorte pero, en cambio, no ha sido bien visto en el país anfitrión.