La reina Letizia ha dado normalidad a las circunstancias que rodean a su familia, en concreto a su hija Leonor, confinada en el palacio de la Zarzuela desde el pasado viernes a consecuencia de un caso positivo en su clase. Con todas las medidas de seguridad y después de hacerse un test PCR con resultado negativo, la mujer de Felipe VI ha seguido con la agenda oficial programada para este lunes.

Doña Letizia se trasladaba a primera hora de esta mañana hasta Navarra para presidir el acto de apertura del Curso Escolar 2020/2021 que ha tenido lugar en el Colegio Público de Educación Infantil y Primaria 'Nuestra Señora del Patrocinio' y en el Instituto de Educación Secundaria (IES) 'EGA'.

Artículo relacionado

Para la ocasión, la Reina ha optado por un estilismo un tanto descafeinado y es que desde que diera comienzo al 'nuevo curso' a principios de septiembre, sus elecciones estilísticas han defraudado. Esta vez, ha rescatado un top peplum de cuadros en color gris de Zara con lazada lateral que estrenó en 2018 durante su encuentro con Martin Scorsese en Asturias y lo ha combinado con un pantalón culotte en color negro de Hugo Boss, uno de sus favoritos para temporadas de entretiempo.

Reina Letizia

La madre de Leonor y Sofía ha completado el estilismo con las alpargatas totalmente negra atadas a la pierna de la firma Castañer que estrenó este mismo verano durante su periplo por España y su inseparable anillo bañado en oro de Karen Hallam.

El estado de salud de todos los miembros de la familia real es bueno de ahí que hayan seguido con normalidad con su día a día a pesar de tener a Leonor confinada en casa durante los próximos 15 días. Siguiendo con la naturalidad a la que nos ha tenido acostumbrados en las últimas semanas, ha recogido su cabello en una coleta desenfadada donde dejaba al descubierto con enorme orgullo las canas.