Tres meses después de protagonizar su último acto público, el príncipe Harry y Meghan Markle han reaparecido convertidos en auténticas estrellas de Hollywood.El matrimonio ha asistido a la gala de los NAACP Image Awards, donde han sido galardonados con un premio que ha reconocido su labor por "haberse unido a la lucha por la igualdad tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo".

Los duques de Sussex no han estado solos. Doria Ragland, madre de Meghan Markle les ha acompañado en este evento y no dudaba en subir al escenario y posar junto a la pareja.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el gesto con el que consigue hacer callar al príncipe Harry en público

Meghan Markle y el gesto con el que consigue hacer callar al príncipe Harry en público
Harry y Meghan Markle
Instagram @sussex_squad

Para esta ocasión tan especial, Meghan Markle se ha decantado por un espectacular vestido azul de inspiración griega con escote asimétrico y sugerente abertura firmado por Christopher John Rogers. El traje confeccionado en seda de cuatro capas, en dos tonos cuenta con una ligera capa azul turquesa como extensión del propio vestido.

Aunque el diseño en sí era un auténtico espectáculo, Meghan lo coronaba con una pulsera con piedras azules que perteneció a la fallecida Lady Di. Ha completado su look de gala con unas sandalias con pulsera de Aquazurra. Como viene siendo habitual, los duques de Sussex han hecho gala de su compromiso por la igualdad racial al elegir diseñadores de raza negra.

En su discurso, Harry no ha dudado en alabar a su mujer: “Vengo de un entorno muy diferente al de mi increíble esposa, pero nuestras vidas se unieron por una razón (...) Compartimos el compromiso de una vida de servicio, la responsabilidad de enfrentar la injusticia...", unas declaraciones a las que Meghan no ha dudado en responder: "No podría estar más orgullosa de que estemos haciendo este trabajo juntos", decía a la vez que miraba con sumo orgullo a su marido.