El príncipe Carlos ha conseguido robarle parte de protagonismo a su hermano el príncipe Andrés en las últimas horas. Al igual que el duque de York, el heredero al trono podría tener problemas judiciales debido a que la policía británica ha anunciado que ha abierto una investigación por sospecha sobre las donaciones a la fundación que lleva su nombre. Unas complicaciones que podrían salpicar también al príncipe Harry.

 Carlos y Harry

Los príncipes Carlos y Harry, en una imagen de archivo

GTRES

Según ha publicado este jueves 17 de febrero el diario ‘The Mirror’, la policía británica podría incluso llegar a interrogar al príncipe Carlos y también al príncipe Harry por la investigación de la fundación. Cabe recordar que, tal y como él mismo ha reconocido, el duque de Sussex también mantuvo lazos con el magnate saudí Mahfouz Marei Mubarek, quien supuestamente habría llegado a donar más de 1,5 millones de libras a ONGs vinculadas con la casa real británica a cambio de recibir una de las distinciones más altas de Reino Unido: la de comendador honorario de la Orden del Imperio Británico. Junto a esta condecoración, que le dio el propio heredero al trono, también obtuvo otra serie de favores como los trámites para conseguir la ciudadanía británica.

Artículo recomendado

El príncipe Carlos da un nuevo disgusto a Isabel II: la policía investigará a su fundación

El príncipe Carlos da un nuevo disgusto a Isabel II: la policía investigará a su fundación

Pese a su vinculación con el magnate, el príncipe Harry ya se quiso desvincular del caso el pasado diciembre. “El duque tuvo una reunión planificada con este donante hace casi ocho años, no le presentó a ningún miembro de la familia real y expresó su preocupación sobre él”, aseguraron entonces fuentes cercanas al duque de Sussex a ‘The Sunday Times’. No obstante, estas declaraciones podrían no ser suficientes y el marido de Meghan Markle incluso terminaría siendo interrogado por la policía. Todo por un escándalo que ya se ha tomado a su primer damnificado, ya que las informaciones sobre la trama publicadas el pasado verano hicieron que el que fuera mano derecha del príncipe Carlos y director de la fundación, Michael Fawcett, se viera obligado a dimitir.