La emisión del documental ‘Harry & Meghan: An African Journey’ ha supuesto una auténtica revolución en la familia real. En él, la duquesa de Sussex se abrió en canal y no puedo aguantar las lágrimas cuando un periodista le preguntó por cómo llevaba su nueva vida. “Poca gente me pregunta si estoy bien. Y la verdad es que es una lucha real lo que sucede tras las cámaras”, explicaba.

Harry también se sinceró ante las cámaras y confirmó el distanciamiento con su hermano mayor. “Ciertamente, estamos en caminos diferentes ahora mismo, pero siempre estaré ahí para él. Y sé que él siempre estará ahí para mí […] No nos vemos tanto como antes porque estamos muy ocupados, pero le quiero mucho”, aseguraba.

Meghan Guillermo
GTRES

Unas declaraciones que han preocupado, y mucho, a la familia real británica. En concreto, Guillermo está “muy preocupado” por el rumbo que están tomando Meghan y Harry, según ha publicado la ‘BBC’. El duque de Cambridge reconoce que están atravesando una situación “frágil”, pero aun así reconoce que tan solo quiere la felicidad de su hermano. Un deseo que comparte con la reina Isabel II y otros miembros de la corona.

Rumbo a Estados Unidos

Los duques de Sussex han tomado la decisión de poner tierra de por medio y desaparecer de la vida pública durante seis semanas para disfrutar del tiempo en familia que tanto necesitan fuera del foco mediático. En concreto, Meghan, Harry y el pequeño Archie van a viajar a Los Ángeles para pasar Acción de Gracias junto a la madre de la exactriz, Doria Ragland.

Artículo relacionado

Antes de que esto ocurra, la duquesa se ha mantenido firme en su compromiso con la organización 'One Young' y ha acudido al Royal Albert Hall para inaugurar la Cumbre Mundial de la ONG. Una ocasión especial en la que Meghan se ha mostrado muy relajada y cómoda.