Carlos de Inglaterra y Camilla Parker Bowles están de aniversario y han querido celebrarlo a lo grande con una instantánea que dice mucho a pesar de tratarse de una escena cotidiana y relajada. El matrimonio decidió trasladarse a Birkhall, la residencia que tienen en Escocia, para pasar allí el confinamiento, pero unos días después de llegar a la casa, el príncipe Carlos dio positivo en coronavirus.

Desde ese momento el padre de Guillermo y Harry de Inglaterra se separó de su mujer y permaneció durante unos días lejos de ella, haciendo uso de estancias diferentes de su hogar. Pero pasados los días establecidos, el príncipe abandonó su aislamiento para reunirse con su mujer justo a tiempo de una fecha muy significativa para ellos: la de su boda.

Artículo relacionado

El matrimonio ha posado en el porche de su casa, con looks casual y sus perritos en brazos. Muy sonrientes y mirando a cámara, han dejado muy claro que los dos se encuentran perfectamente (Camilla dio negativo en el test pero han estado muy pendientes de ella tras el positivo de su marido). La imagen, que ha sido tomado este mismo martes, la han compartido en el perfil oficial de Clarence House. "Un día antes del 15 aniversario del príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, que es mañana, compartimos esta fotografía de sus altezas con los perros de la duquesa Bluebell y Beth", dice el texto que acompaña a la imagen.

El príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles se casaron el 9 de abril del 2005, fue una boda muy comentada ya que era el final feliz de una relación marcada por la polémica y que nació tres décadas antes en la clandestinidad y de la que, más tarde, corrieron ríos de tinta. El príncipe Carlos y Camilla celebran cada año que pasa desde su boda unidos y enamorados, y este 2020 de un modo aún más sentido tras el susto por la salud del hijo de la reina Isabel II.