Su relación se hacía oficial en mayo de 2019, y desde entonces las polémicas contra ellos no han cesado. Marta Luisa de Noruega y Durek Verret se enfrentaban al inicio de su noviazgo a una clara advertencia por parte del rey Harald y del heredero Haakon.

Artículo relacionado

A punto de serle retirado el título de princesa, Marta Luisa se comprometía a no volver a utilizar su nombre ni los beneficios que le aporta formar parte de la Familia Real con fines comerciales, especialmente para favorecer las conferencias y charlas impartidas por su pareja. "Lo que queremos es hablar con mi hermana, principalmente sobre su posible renuncia a su título y sobre el trabajo que está desarrollando en la actualidad", declaraba hace meses el príncipe Haakon.

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Cordon Press

"La princesa Marta Luisa, tras consultarlo con su familia, decidió que de ahora en adelante no usará el título de princesa en sus actividades comerciales. La princesa continuará usando su título cuando represente a la Casa del Rey y en un contexto privado, pero pondrá su nombre cuando dirija un negocio generador de ingresos", se informaba desde Palacio. Una polémica que acabó de buenas formas, con el compromiso de la princesa y el perdón por parte de la Casa Real. Sin embargo, parece que Marta Luisa ha olvidado lo que en su día le hicieron prometer, y ha vuelto a las andadas.

La princesa ha vuelto a utilizar su título con fines empresariales a través de una nueva empresa que tiene como objetivo "organizar viajes, proporcionar servicios de gestión de programas y conferencias, así como otras actividades que le son propias naturalmente, incluida la participación en otras empresas", tal y como anunciaba hace unos meses su secretaria, Carina Scheele Carlsen.

Marta Luisa de Noruega
Gtres

La sociedad, ya en funcionamiento, se llama PML International, lo que corresponde a sus iniciales: Princess Märtha Louise. Un detalle por el cual las críticas no han tardado en llegar. Tal y como publican algunos medios del país, como el Borsen, "mientras Marta Luisa asuma un rol comercial y use un título o un nombre que esté cerca de identificarse con el rol de princesa, es una mezcla de roles completamente inaceptable. Tiene que encontrar un nombre que la aleje completamente de la Casa Real".

"El título de princesa es un título constitucional y solo debe usarse en relación con deberes constitucionales. No entiendo por qué no ha elegido otro nombre para la empresa", declaraba otro especialista en marketing. Una vez más, la princesa se mete en problemas. Habrá que esperar qué dice la Casa Real al respecto.