Dejando a un lado los encendidos (y a veces estériles) debates sobre el contenido del discurso de Nochebuena del rey Felipe VI, resulta muy interesante el análisis de los elementos y el escenario que acompañan su emisión. Este año, desde su corbata azul klein, hasta la disposición del árbol de Navidad y el belén de la colección privada que han 'vestido' el Salón de Audiencias de Zarzuela, todo ha sido de nuevo observado al detalle, con el fin de desentrañar esos mensajes velados que manda a través de la estudiada escenografía. De manera coherente a la actitud que han mostrado desde la casa real este año, ha habido un guiño al protagonismo, cada vez más consolidado, de la princesa Leonor.

Artículo relacionado

Así es. La princesa Leonor se ha 'colado' en el discurso de su padre en esta Nochebuena. En una de las suntuosas cómodas del despacho, aparecía una de las significativas imágenes que se tomaron en el homenaje de Estado a las víctimas de la covid, circunstancia que ha marcado las palabras del monarca, quien también ha hecho alusión, aunque tímida, a los escándalos de su padre, el rey emérito Juan Carlos de Borbón, quien se encuentra desde hace casi siete meses en Abu Dabi.

Artículo relacionado

En la foto enmarcara, aparecen Felipe y su hija, de riguroso luto y con mascarillas, colocando unas rosas blancas frente el pebetero de la llama 'eterna' durante aquel acto celebrado en julio. Un gesto contundente sobre su heredera, con el que reafirma la relevancia que ha adquirido Leonor el año en el que ha cumplido quince años, y con el que se sugiere que su protagonismo seguirá consolidándose en 2021.

Durante la emisión del mensaje de Jefe de Estado, también han aparecido en pantalla otros momentos significativos que han recordado el apoyo de la casa real durante la pandemia, como la gira que hicieron los reyes por España tras el confinamiento.