El palacio de Buckingham se ha plantado ante el último comunicado de Meghan Markle, en el que la duquesa de Sussex los acusaba del cambio de su nombre en el certificado de nacimiento de Archie, su primer hijo con el príncipe Harry. Sin embargo, desde la casa real británica no han tardado en salir al paso de las afirmaciones para desmentirlas.

Artículo recomendado

Meghan Markle metida, de nuevo, en un escándalo por la partida de nacimiento de su hijo Archie

 Meghan Markle metida, de nuevo, en un escándalo por la partida de nacimiento de su hijo Archie

Aunque no lo han hecho de forma oficial, una fuente del palacio de Buckingham ha explicado a The Sun que no fueron ellos los que decidieron cambiar el nombre, sino la antigua oficina de los duques de Sussex. “El certificado de nacimiento fue cambiado por la antigua oficina del duque y la duquesa de Sussex que tenían cuando eran miembros activos de la familia real”, ha afirmado.

Harry, Meghan y Archie

Además, ha explicado la razón por la que se decidió llevar a cabo ese cambio. “Se cambió para garantizar la coherencia del nombre y el título de la duquesa con otros documentos privados”, ha asegurado.

Unas explicaciones que llegan después de que el mencionado diaria publicara que Meghan Markle modificó su nombre en el certificado tras el nacimiento de Archie, el 6 de mayo de 2019, cuando todavía formaban parte de la casa real británica. En dicha partida, la exactriz figuraba con su nombre de pila 'Rachel Meghan, Su Alteza Real la duquesa de Sussex’. Sin embargo, tras el cambio , que se produjo el 5 de junio de 2019, se quedó como ‘Su Alteza Real la duquesa de Sussex’.

Artículo recomendado

Doria Ragland, madre de Meghan Markle, el gran apoyo de los duques de Sussex este último año

Doria Ragland, madre de Meghan Markle, el gran apoyo de los duques de Sussex este último año

Por aquel entonces, Harry y Meghan compartían equipo con los duques de Cambridge. No obstante, unos días después del cambio, los Sussex decidieron abandonar el palacio de Kensington para comenzar con su andadura en separado. En un primer momento, su equipo se trasladó al palacio de Buckingham, pero trabajó por separado del personal de la reina Isabel II.