La llegada del pequeño Charles de Luxemburgo traía el pasado mes de 10 de mayo una alegría inmensa al Gran Ducado. El principito, primer y muy esperado hijo de Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo, era bautizado según la tradición, con un nombre compuesto que incluye un homenaje a su bisabuelo, el gran duque Juan, fallecido el año pasado, y a su padre.

Artículo relacionado

Desde entonces, el quinto nieto de Enrique y María Teresa de Luxemburgo se ha convertido en protagonista en cada una de las apariciones públicas que ha realizado, mostrando que además de precioso, es un bebé de lo más tierno y bueno.

Charles de Luxemburgo

Así lo hacía hace escasos días, en una excursión de lo más especial al Conservatorio luxemburguésRose Heritage en el Castillo de Munsbach, a la que acudía acompañado de sus padres.

Durante su visita, tanto Guillermo como Stéphanie se deshacían en mimos y carantoñas con su pequeño de cinco meses. Mientras tanto, él no quería perderse detalle del evento, mostrándose muy atento a cada movimiento que acontecía a su alrededor.

Charles de Luxemburgo

Este miércoles, los herederos del Gran Ducado han recibido a varios representantes de la asociación luxemburguesa de Parteras (ALSF), una de las pocas organizaciones del mundo que defiende sus intereses. Junto al pequeño Charles, la pareja ha recordado con ilusión el nacimiento del principito, además de presentar con entusiasmo su oficio singular y su día a día con las mujeres embarazadas.

Charles de Luxemburgo

Una vez más, el nieto de Enrique y María Teresa de Luxemburgo se ha convertido en el centro de atención dela reunión, mostrando lo crecido que está y lo bueno que es en todo momento. Más despierto que en anteriores ocasiones, el pequeño no ha quitado ojo a cada movimiento que ha acontecido durante la jornada.

[Imágenes: Cour Grand-Ducale / Sophie Margue]