Su relación ha provocado polémicas desde el primer momento en que se dio a conocer y, tal y como parece, así va a continuar. La princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán Durek Verret vuelven a estar en el punto de mira, una vez más por una actitud inapropiada del sanador espiritual.

Artículo relacionado

Si hace unos meses, tras la muerte de Ari Behn, causaba el malestar social al publicar unos comentarios desacertados en sus redes sociales mientras la familia de su novia lloraba la pérdida, ahora el curandero vuelve a tener un gesto muy poco apropiado dada la situación de crisis sanitaria mundial provocada por el cornaviruss.

Durek Verret
Instagram shamandurek

El novio de la hija de los reyes Harald y Sonia de Noruega no ha dudado en "sacar provecho" del complicado momento que atraviesa el mundo entero con motivo del covid-19 para presumir de sus dotes como vidente. Tal y como declaraba en un programa de televisión, él mismo predijo hace un año que esta pandemia tendría lugar.

Durek Verret confirmaba ante la audiencia que, en su libro Spirit Hacking, publicado el año pasado, hablaba de un "punto en la evolución, donde todos tenemos que unirnos y comenzar a soltar muchas de las cosas superficiales en las que ponemos nuestra energía". Un punto de inflexión que él mismo identifica como la primera fase de lo que llama "plaga". Como era de esperar, sus declaraciones han generado todo tipo de comentarios y reacciones en su contra, ya que muchos consideran que es solo una forma de promocionar su libro aprovechándose de la crisis sanitaria.

Durek Verret y Marta Luisa de Noruega
Gtres

Además, algunos de los lectores de su libro han querido rebatir su afirmación. Es el caso, por ejemplo, de la crítica literaria noruega Cathrine Krøger, quien no ha dudado en dar su opinión al respecto: "El libro está lleno de deseos y es lo suficientemente vago como para afirmar que había previsto algo. Todos los libros de ese género, una especie de mezcla de profecía cristiana del fin del mundo, fantasía y charlatanismo, hablan de una especie de tiempo final".

Por su parte, la periodista noruega Ingeborg Senneset también ha querido pronunciarse: "No hay nada de malo en ganar dinero con consejos o trabajo, como hacen los médicos y los periodistas. Lo incorrecto es sacar provecho de falsas promesas, mentiras o engaños", aseguraba.

Una vez más, el chamán vuelve a meter la pata con sus comentarios, aprovechando una situación de crisis global. Fue en 2011 cuando afirmaba haber predicho los ataques terroristas del 11-S, al igual que confesaba haber estado entre los muertos o ser capaz de curar el cáncer a través de la espiritualidad. Sin embargo, sus "bondades" parece que sí convencen a algunos de sus clientes, sobre todo en Hollywood, donde se codea y guía espiritualmente a rostros conocidos de la talla de Gwyneth Paltrow.