Lo primero que llama la atención de la foto con la que los duques de Sussex han dado la bienvenida al nuevo año es la ternura que despierta el pequeño Archie.El bebé, que aparece en compañía de su padre con un paisaje idílico de fondo, ha recibido todo tipo de comentarios que destacan lo entrañable que es. Pero más allá de la sonrisa que despierta el bisnieto de Isabel II, hay varios detalles en esta imagen con los que los duques de Sussex tienen algo que decir. Y hay uno que ha llamado especialmente la atención.

Artículo relacionado

Se trata del gorrito que Archie luce en la fotografía. Y no nos referimos a los dos pompones con los que el pequeño está súper gracioso. Lo importante de este complemento es la firma a la que pertenece. La marca que ha tejido a mano este accesorio es Make Give Live, una firma neozelandesa que destina lo que recauda con sus prendas a fines benéficos. De ahí la importancia de que Harry y Meghan hayan elegido este gorrito para su hijo. La forma de trabajar que tiene la marca es que por cada gorro que venden, le entregan otro a una persona que lo necesite y que no tenga recursos para adquirirlo.

Archie

De esta forma una vez más la pareja ha mostrado su lado más solidario de la mejor manera posible y lo cierto es que ha sido un éxito. El ‘efecto Archie’ ha hecho aparición. Desde que se publicó la fotografía la marca ha batido récords de ventas, así que los duques de Sussex han cumplido su objetivo a la perfección. Desde la firma enviaron el gorrito a Archie antes de que naciera, y se han mostrado muy contentos de que Harry y Meghan se lo hayan puesto para una felicitación tan especial. Y otro detalle de la imagen es que las botas que ha lucido el pequeño fueron uno de los primeros regalos que el príncipe Harry recogió tras anunciar que su mujer estaba embarazada.