Si por algo se está caracterizando el viaje de los duques de Sussex a Sudáfrica es por su carácter solidario. Tan solo llevan tres días en el país y ya son varios los gestos que han tenido dando muestra de su solidaridad. El último lo ha protagonizado Meghan Markle durante su visita a una organización benéfica que ayuda a madres con VIH.

Artículo relacionado

Si Meghan siempre ha estado comprometida con todas las causas sociales que tienen como protagonistas a las mujeres, desde que es mamá siente mucho más empatía por quienes comparten con ella esta faceta. De ahí que haya querido tener un precioso gesto que de alguna forma ha tenido a su hijo Archie como protagonista.

La mujer del príncipe Harry ha llevado al actoun bolso negro repleto de ropa de su bebé. Meghan ha donado algunas de las prendas de Archie para que las utilicen los niños que pertenecen a la asociación. “Aquí hay algunas pequeñas cosas que pensé que serían útiles”, ha dicho mientras las enseñaba una a una con mucha emoción.

De esta forma la duquesa de Sussex ha mostrado su lado más cercano. Ha asegurado que sentía la necesidad de traer algo de su casa para ayudar a quienes lo necesitan. Y la ropa no es lo único que ha donado a esta organización.

Hace unos días, cuando ya sabía que hoy asistiría a la sede, envió desde Inglaterra material escolar para que a los más pequeños no les faltaran libros y lápices y colaborar así con su educación.

Durante su reunión con estas madres, donde también estaban presentes algunos de sus hijos, Meghan Markle ha mostrado su lado más maternal riendo y jugando con muchos de los pequeños. Además ha aprovechado para pronunciar algunas palabras sobre su experiencia como mamá y para mostrar lo orgullosa que está de su bebé, al que en esta ocasión no ha llevado con ella.