Apenas quedan unas semanas para que llegue la Navidad y, al igual que el resto de los mortales, Meghan Markle y el príncipe Harry ya se preparan para vivir estas fechas tan importantes para ellos, ya que se trata de la primera vez que ambos lo van a vivir junto al pequeño Archie en su nueva casa en Montecino, en California. Fue el pasado agosto cuando se conoció que la pareja se había comprado una casa en California un mes antes.

Artículo recomendado

Las atípicas navidades de Isabel II, marcadas por la distancia y la confesión de Meghan Markle

Las atípicas navidades de Isabel II, marcadas por la distancia y la confesión de Meghan Markle

Un lugar que ya están deseando comenzar a decorar de cara a las fiestas navideñas, tal y como ha confirmado una fuente cercana a la pareja a la revista People. Según sus palabras, la familia “está emocionada de decorar para Navidad”. Además, se ha encargado de recalcar de que están muy felices en California: “Archie está prosperando y creciendo rápidamente. Como familia, pasan horas al aire libre”.

Una Navidad que llega tras un año muy complicado para el príncipe Harry y Meghan Markle. A parte de la crisis sanitaria a la que todos hemos tenido que hacer frente, los duques de Sussex empezaron el 2020 haciendo público su deseo de dejar de ser miembros de alto rango dentro de la familia real británica e independientes económicamente.

Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, durante la Navidad del 2017 en Sandringham

GTRES

Finalmente, el conocido como Megxit se hizo efectivo el pasado 31 de marzo. Entonces, la pareja, que había cumplido con sus últimos actos en Reino Unido, puso rumbo primero a Canadá y, posteriormente, a California, en donde ya están totalmente asentados. La pareja se compró el pasado julio una vivienda en Montecino. Un mes en el que también tuvieron que hacer frente a un durísimo episodio.

La duquesa de Sussex confesaba justo antes del día de Acción de Gracias en una carta a The New York Times que el pasado julio sufrió un aborto espontáneo que habían decidido mantener en la más absoluta intimidad. En concreto, Meghan se encontraba con su hijo Archie cuando tuvo lugar: "Después de cambiarle el paсal, sentí un pinchazo agudo en el vientre. Caí al suelo con él en mis brazos mientras cantaba una nana que nos calmase a ambos, algo que nos animase a pesar de que yo sabía que algo no iba bien. Sabía, mientras sujetaba a mi primer hijo, que estaba perdiendo al segundo”.

Artículo recomendado

El apoyo del príncipe Guillermo a Harry después del aborto de Meghan Markle

El apoyo del príncipe Guillermo a Harry después del aborto de Meghan Markle

Meghan Markle no ha elegido la fecha al azar, sino que lo ha compartido antes del día de Acción de Gracias y Navidad para pedir a todos los lectores que se preocupen por los que tienen al lado en estas celebraciones. Unas fiestas que para la pareja seguro que son muy especiales.