La entrevista dio para mucho más de las dos horas que ha emitido la CBS. Además de los bombazos que han sentenciado su relación con la familia real británica, Meghan Markle y Harry respondieron a muchas más cuestiones que por razones de tiempo se quedaron en la sala de montaje. Cabe recordar que los duques de Sussex no vetaron ningún tema, de hecho no conocían el cuestionario previo a su charla con Oprah Winfrey por lo que expusieron sus experiencias con sinceridad.

Artículo relacionado

Este lunes, salía a la luz una secuencia inédita en la que Meghan Markle hablaba abiertamente de su padre. La actriz le reconoció a la presentadora que se sintió "dolida y traicionada" por su progenitor después de que este vendiera una serie de imágenes privadas a la prensa. Fue esta acción lo que le llevó a prohibirle la presencia en su boda.

La duquesa de Sussex recuerda como se puso en contacto con Thomas Markle: "Llamamos a mi padre y le pregunté sobre si era verdad que había pactado vender unas fotos. El dijo que no, que absolutamente no. Le aseguré que si me decía la verdad podíamos ayudarle. Pero no lo hizo, me mintió", manifestaba con evidente rabia a la vez que colocaba a su madre, Doria Ragland, como un verdadero ejemplo de comportamiento ejemplar.

Meghan Markle

Meghan Markle, durante la entrevista con Oprah Winfrey

CBS

Artículo relacionado

"Todo el mundo tiene un precio, por eso la prensa también persiguió a mi madre. Pero nunca nadie le ha escuchado decir una sola palabra. Ella ha permanecido en silencio con total dignidad durante cuatro años mientras me veía pasar por todo esto", reconocía.

Lejos de quedarse ahí, Meghan también quiso hacer referencia a su hermanastra, Samantha Markle, quien también aprovechó la popularidad de la actriz para atacarla públicamente. "Tiene que ser muy difícil para ella contarlo todo sobre mí teniendo en cuenta que no me conoce de nada", sentenciaba dejando claro que jamás ha existido relación entre ellas.