Las salidas de Iñaki Urdangarin de la cárcel para cumplir con su voluntariado, además de su aspecto tras 15 meses de encierro, nos ha dejado ver que hay cosas que no han cambiado en el cuñado de Felipe VI como, por ejemplo, su pasión por las marcas y los lujos.

Artículo relacionado

El marido de Cristina de Borbón llevaba una vida a todo trapo, incluso cuando estalló el mediático Caso Nóos. Y así lo veíamos en sus zapatillas, sus camisas, sus bicicletas... Y parece que esto es algo que no ha cambiado a pesar de estar preso en la cárcel de Brieva (Ávila) desde junio del 2018 para cumplir su condena de cinco años y diez meses.

El reo Urdangarin viste su propia ropa entre rejas, ya que Instituciones Penitenciarias da ropa a quien no tiene recursos, y este no es su caso obviamente. Y, tal y como apunta 'Vanitatis', no ha bajado para nada el listón en cuando a su imagen se refiere.

Iñaki Urdangarin nos ha ido dejando pistas de que esto es así durante sus salidas para acudir al Hogar Don Orione. 'Vanitatis' ha puesto los ojos sobre su reloj deportivo, de una conocida marca y valorado en 700 euros. Se trata de un modelo de deportistas de última generación al que no le falta un detalle.

Tampoco ha pasado desapercibida la bolsa con mensaje ecológico que este martes lució de la firma Ecoalf. 'Because there is no planet B' (o en español: 'Porque no hay un plan B para el planeta') se podía leer en la bolsa de tela que cuesta alrededor de los 100 euros, un auténtico caprichazo para transportas sus objetos personales.

La vida del yerno del rey emérito Juan Carlos dentro de prisión siempre ha sido analizada con lupa. Urdangarin, conocido por sus gustos caros, no parece dispuesto a renunciar al que ha sido su modo de vida ni en la cárcel, donde estudia, hace deporte en bici estática propia, lee bajo el aire acondicionado y en la medida de lo posible mantiene el estilo exquisito que siempre le ha atraído y que se deja ver en estos pequeños (grandes) detalles.