Meghan Markle ha vivido este jueves 11 de febrero un día agridulce. La duquesa de Sussex ha ganado ante el Tribunal Supremo la denuncia contra el ANL, la empresa que está detrás de MailOnline o Mail On Sunday, por vulnerar el delito de privacidad al publicar la famosa carta a su padre, Thomas Markle. Sin embargo, su periplo en los tribunales no ha terminado, ya que el juez no se ha decidido en la sentencia sobre otro de los aspectos de la demanda: los derechos de autor.

Artículo relacionado

Tras la sentencia, Meghan Markle no ha tardado en emitir una declaración pública en la que agradece a la justicia por hacer que las cabeceras paguen por las prácticas ilegales. "Estas tácticas no son nuevas; de hecho, han estado sucediendo durante demasiado tiempo sin consecuencias. Para estos medios, es un juego. Para mí y para muchos otros, es la vida real, las relaciones reales y una tristeza muy real. El daño que han hecho y siguen haciendo es profundo". Además, la duquesa de Sussex espera que la sentencia siente jurisprudencia para sea imposible "explotar la privacidad de alguien, como el acusado ha hecho descaradamente en los últimos dos años"

Meghan Markle

Meghan Markle, en un acto en octubre de 2019

GTRES

“El mundo necesita noticias fiables, comprobadas y de alta calidad. Lo que hacen Mail on Sunday y sus publicaciones asociadas es lo contrario. Todos perdemos cuando la desinformación vende más que la verdad, cuando la explotación moral vende más que la decencia y cuando las empresas crean su modelo de negocio para beneficiarse del dolor de la gente”, ha afirmado.

Meghan tampoco se ha querido olvidar del príncipe Harry y de su madre, Doria Ragland, a quienes ha agradecido su apoyo incondicional: “Comparto esta victoria con cada uno de vosotros, porque todos merecemos justicia y verdad, y todos merecemos algo mejor. En particular, quiero agradecer a mi marido, a mi madre y al equipo legal, y especialmente a Jenny Afia por su apoyo incansable durante este proceso”.

La sentencia del juez

En una sentencia que se ha hecho pública este jueves 11 de febrero, el juez del caso, Mark Warby, ha dado la razón a Meghan Markle al asegurar que los artículos sobre la carta quebrantaron la intimidad de la duquesa. “El demandante tenía una expectativa razonable de que el contenido de la carta se mantendría en privado. Los artículos de Mail interfirieron con esa esxpectativa razonable”, argumenta el juez para darle la razón a la duquesa de Sussex, para continuar: “En conjunto, las revelaciones fueron manifiestamente excesivas y, por lo tanto, ilegales”.

Con relación a los derechos de autor, el juez ha sentenciado que la carta infringía los derechos de autor de Meghan Markle. Sin embargo, asegura que no queda claro si la duquesa de Sussex era “el único autor” de la carta o si su ex secretario de comunicaciones, Jason Knauf, también participó como coautor. Por ello, dicta que este motivo tendrá que dilucidarse en el futuro en un juicio. Así, Meghan Markle sabrá dentro de tres semanas si finalmente se tiene que sentar en el banquillo para declarar ante los tribunales.

El caso se remonta a principios de 2019, cuando Meghan amenazó con demandar al diario por publicar el 10 de febrero de ese año una carta personal que le había enviado a su padre. Finalmente, la duquesa de Sussex decidió acudir a los tribunales, en donde hace quince días se celebraron dos vistas determinantes sobre el caso.

Artículo relacionado

Durante las vistas, el diario británico argumentó que habían decidido publicar la carta para responder a los comentarios que unas amigas habían realizado a la revista People para defenderla, mientras que los abogados de Meghan aseguraron que la salida a la luz de la carta habían supuesto “un triple asalto” a la duquesa: “A su privacidad, a su vida familiar y a su correspondencia”.