"En tu dolor, elegiste compartir. Abriste tu corazón y pensaste en los demás también. Hay que tener mucho corazón para utilizar un momento como ese para hablar de los trastornos mentales y lo importante que es pedir ayuda", se escuchó durante el funeral de Ari Behn el pasado día 3 de enero.

Artículo relacionado

Su muerte trajo consigo, además de mucho dolor entre sus familiares y amigos, un sinfín de palabras dedicadas al escritor que se coló incluso en el discurso de Año Nuevo del rey Harald de Noruega. Desde sus padres hasta su pareja, pasando por su exmujer Marta Luisa de Noruega y su actual novio, el chamán Durek Verret, todos quisieron dedicarle su último adiós al artista.

Funeral Ari Behn
Gtres

Sin embargo, nada ha tenido comparación con aquellas palabras que sonaron en la Catedral de Oslo y que hicieron llorar hasta al monarca Harald. La responsable del ejemplar discurso fue Maud Angelica, primogénita de Ari Behn y la princesa Marta Luisa quien, a sus 16 años, fue todo un ejemplo de entereza y emotividad en un momento que, gracias a la cadena pública del país, pudo ser escuchado por miles de noruegos que también quisieron despedirse del escritor.

La joven, acompañada de su madre, subió al altar para depositar sobre el ataúd de su padre un dibujo que iba a regalarle por Navidad en unas fiestas que, tal y como desveló el propio artista días antes, tenían pensado pasar en familia. Fue entonces cuando comenzaba su ejemplar discurso en el que, además de recordar los mejores momentos vividos con su progenitor, no se olvidó de abordar el tema de la prevención del suicidio y los problemas psicológicos.

Funeral Ari Behn

"Papá debía estar tan cansado que pensó no tenía otra salida. Pero creo que estaba equivocado. Siempre hay una salida", confesaba Maud Angelica ante un público que alcanzó el más de medio millón de espectadores que lo siguieron en directo. "Aunque pueda parecer que no, hay personas que pueden ayudar y lo harán. Puedes conseguir ayuda y mejorar. Todos merecemos amor y alegría, y tú también. Te lo pido con toda mi alma: pide ayuda. Nunca es tarde para pedir ayuda", continuaba dedicando unas palabras a las personas que como su padre sufren depresión.

Sus palabras no han pasado desapercibidas para la comunidad médica noruega, que ayer decidió reconocer su gesto otorgándole un galardón durante la Conferencia de Psiquiatría. La razón es la delicadeza que la joven tuvo para aprovechar su discurso, en un momento tan doloroso y personal, para lanzar un mensaje tan delicado. Tal y como señala la prensa noruega, Maud Angelica Behn acudió a recoger el premio acompañada de su madre, la princesa Marta Luisa, que fue quien fotografió a su hija recibiendo del jurado el galardón.