La marcha de España del rey emérito Juan Carlos ha dejado muchas dudas en el aire. Tras anunciar el pasado 3 de agosto, por medio de un comunicado dirigido a don Felipe, su decisión de vivir en el extranjero, cada miembro de la Familia Real ha sido mirado con lupa. ¿Qué pasará con la reina Sofía? ¿Cuándo aparecerían los reyes Felipe y Letizia de nuevo? ¿Qué cambios sufrirán este año las vacaciones en Mallorca? ¿Continuará el exsoberano en contacto con los suyos?

Artículo relacionado

Durante los días siguientes, muchas de esas cuestiones se han ido aclarando, pero han traído nuevas conjeturas, sobre todo a lo que a las relaciones de la Familia Real se refiere. Tal y como se anunciaba desde la Corona, la madre de Felipe VI mantendrá su residencia en el Palacio de la Zarzuela y continuará con su agenda de actividades institucionales. Pero, ¿qué será de su relación con sus nietas, la princesa Leonor y la infanta Sofía?

Leonor, Sofía y la reina Sofía
Gtres

Por el momento, la estancia de la reina emérita en Marivent está siendo de lo más discreta y, tal y como se ha planteado la agenda de los reyes y sus hijas, este año podríamos quedarnos sin ver los tradicionales paseos que abuela y nietas daban juntas por las calles de Mallorca.

Lo que en los primeros veranos de las jóvenes era un gesto de lo más natural, se convertía en instantáneas más forzadas desde la Semana Santa del 2018, cuando tuvo lugar el polémico encontronazo entre doña Sofía y doña Letizia el domingo de Pascua a la salida de la catedral de Palma de Mallorca. Con el objetivo de mostrar una imagen de armonía entre suegra y nuera, no faltaron los días en los que se pudo ver a la esposa del rey Juan Carlos acompañando a la familia de su hijo.

Leonor, Sofía y reina Sofía
Gtres

A pesar de los esfuerzos de la reina Sofía por continuar una relación normal con sus nietas, la macha del rey emérito podría empeorar aún más la situación. Tal y como ha planteado la Casa Real la agenda de la princesa Leonor y su hermana menor, no parece que haya tiempo para pasear libremente por Mallorca, una actividad que probablemente se está queriendo evitar para que no haya preguntas indeseadas sobre don Juan Carlos. A ello se le suma que, por el momento y a pesar de que la exsoberana sí continuará con su papel dentro de Zarzuela, tampoco se ha concretado la representación que tendrá ahora que su esposo ya no está viviendo con ella.

Ni tardes de cine, ni paseos por el puerto, ni actuaciones de ballet, ni mercadillo de Pollensa, ni visitas al club náutico, ni su tradicional cena en el restaurante Ola de Mar, en Portixol. Todo apunta a que el verano de doña Sofía seguirá igual de solitario, a pesar de estar hospedada en el mismo lugar que su hijo, nuera y nietas. La Casa Real de se debate entre ofrecer una imagen de unidad -con los miembros que de momento quedan-, o eludir esta relación mientras las aguas aún estén revueltas.