Isabel II no volverá a residir en el palacio de Buckingham. Dos años después de que la monarca se trasladara al castillo de Windsor, el diario ‘The Times’ ha confirmado que la reina ha decidido cambiar definitivamente de residencia oficial. La que durante años fue su casa de fin de semana, además de pasar allí la Semana Santa y vivir las carreras de Ascot, se va a convertir en el lugar desde el que, a partir de ahora, dirija la corona.

Artículo recomendado

La reina Isabel II se reúne con Guillermo y Kate Middleton una semana después dar positivo por covid-19

La reina Isabel II se reúne con Guillermo y Kate Middleton una semana después dar positivo por covid-19

Después de 40 años en el palacio de Buckingham y cuando se cumplen 70 años de su reinado, Isabel II ha tomado la decisión de establecer oficialmente su residencia en un lugar en el que, de facto, ya vivía desde hace dos años.

La monarca decidió mudarse al lugar cuando llegó la pandemia junto a su marido, el duque de Edimburgo. Desde allí ha llevado a cabo sus compromisos oficiales, como el de este mismo lunes 7 de febrero, cuando ha reaparecido con su primera tarea presencial tras dar positivo en coronavirus: una recepción con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Isabel II The Crown

Isabel II recibe al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

GTRES

Una decisión de la reina Isabel II que no es casual. Con su mudanza oficial, la monarca podrá estar cerca de su marido, el duque de Edimburgo, quien descansa en el lugar y con quien vivió durante toda la pandemia. Unos recuerdos que no son los únicos que atan a la monarca a Windsor. A ellos se suma que se están realizando unas obras de remodelación en el palacio de Buckingham que no terminará hasta 2027 y que, viviendo en esta pequeña localidad situada a una hora de Londres, también está más cerca de sus hijos Andrés y Eduardo.

Artículo recomendado

La reina Isabel II preocupa al cancelar el acto de su reaparición tras pasar el coronavirus

La reina Isabel II preocupa al cancelar el acto de su reaparición tras pasar el coronavirus

A la monarca también le une una relación especial con el castillo de Windsor. Aunque desde muy joven se vio obligada a vivir en el palacio e Buckingham, Isabel II pasó allí su infancia y su adolescencia y continuó la tradición ya como soberana, cuando comenzó a pasar los fines de semana. Allí, según ‘The Telegraph’, se siente más cómoda y podrá priorizar su estado de salud, con tareas más ligeras y actos telemáticos. Una decisión que, eso sí, no supone que nunca más vaya a pisar Buckingham, palacio al que, por ejemplo, regresará para los festejos de su Jubileo de Platino.