Hoy ha tenido lugar una de las celebraciones más esperadas por Isabel II. La reina de Inglaterra cumple años en abril pero siempre espera al mes de junio para llevar a cabo su gran celebración. El evento ‘Trooping the Colour' sirve como escenario para que la soberana británica sople las velas de su cumpleaños rodeada de toda su familia. Los Windsor siempre lucen sus mejores galas y se muestran más unidos que nunca. Pero este año todo ha sido muy diferente. Debido a la pandemia la monarca no ha podido celebrar esta cita como a ella le hubiera gustado. Eso sí, lejos de quedarse sin ella lo que ha hecho ha sido festejarlo de forma distinta.

Artículo relacionado

Lo ha hecho en solitario y en el castillo de Windsor. Sin rastro de su familia, Isabel II ha disfrutado en el lugar en el que está pasando el confinamiento de un desfile militar. Allí ha lucido sus mejores galas. La monarca ha elegido para la ocasión un abrigo en tono celeste y cómo no, un sombrero a juego. Durante el tiempo que ha durado el evento no ha perdido la sonrisa. Y una vez más ha demostrado que su estado de salud es excelente. Le hubiera gustado disfrutar de su familia este día en el que incluso Harry y Meghan tenían previsto viajar a Reino Unido junto a Archie. Pero pese a este contratiempo, ha sacado su lado más positivo.

Isabel II

Este ha sido el primer evento al que ha acudido desde que comenzó el confinamiento. Desde marzo se encuentra en el castillo de Windsor junto a su marido Felipe de Edimburgo. Durante estos meses ha delegado sus funciones en su hijo el príncipe Carlos y en especial en su nieto el príncipe Guillermo. A ella solo le habíamos visto en dos discursos y en alguna imagen como la que compartió hace unos días por el 99 cumpleaños de su marido o montando a caballo en los jardines de su hogar.