Ya están preparados Haya de Jordania y su hasta ahora marido, el emir de Dubái, Mohamed bin Rashid para verse las caras ante la justicia en los tribunales de Londres. Y será la semana que viene, los días 30 y 31 cuando se enfrenten por primera vez después de que la princesa se fugara de su país junto a sus dos hijos y 35 millones de euros. En este caso el juicio será por la custodia de sus dos hijos en común.

Artículo relacionado

Para este encuentro ninguno de los dos ha escatimado en sus defensas. Haya ha contratado a la baronesa Fiona Shackleton, conocida como la Magnolia de Acero, para que defienda sus intereses económicos y familiares en el juicio, que se prevé largo, mediático y seguramente uno de los más costosos de los últimos años.

La letrada, que tiene unos honorarios que ascienden a los 700 euros la hora, ha representado a personajes de la talla de Liam Gallagher o Paul McCartney, pero además fue la encargada de gestionar la separación del príncipe Carlos y Diana de Gales. Además, se encargó del divorcio del príncipe Andrés y Sarah Ferguson y de asesorar legalmente a los príncipes Guillermo y Harry tras la muerte de su madre.

En cuanto a la estrategia que seguirán Haya y su abogada, estará enfocada a afirmar que la princesa ha vivido un infierno junto a su marido, por lo que Shackleton ha acusado a Mohamed bin Rashid de "maltratador". A esta acusación se respondió indirectamente vía redes sociales con un vídeo familiar de uno de los hijos del emir, mostrando una imagen tierna y cariñosa del multimillonario. Sin duda, un lavado de imagen para su futura defensa.

Por su parte, Mohamed bin Rashid ha contratado a otra personalidad del mundo del derecho, Helen Ward, conocida como la "gran dama de los divorcios". Entre sus clientes más conocidos se encuentran Guy Ritchie o Bernie Eccleston, expatrón de la Fórmula 1. Ellas ya se han enfrentado en otras ocasiones, por lo que la "pelea" de las dos partes promete ser dura, costosa y extensa.