Durante el funeral del duque de Edimburgo, el príncipe Harry se ha convertido en uno de los grandes protagonistas. El entierro de su abuelo ha sido la reaparición del duque de Sussex en Reino Unido después de que hace ya un año se trasladara a vivir a Estados Unidos junto a su mujer Meghan Markle y su hijo Archie. El fallecimiento del marido de Isabel II ha provocado que Harry vuelva a verse con su familia después de la polémica entrevista que él y su mujer le dieron a Oprah Winfrey y del anuncio de que están esperando un bebé. El reencuentro ha tenido lugar debido a la noticia más triste, un acontecimiento durante el que él ha querido estar al lado de su familia, en especial de su abuela Isabel II.

Artículo recomendado

El príncipe Harry rinde homenaje al duque de Edimburgo: "Siempre tendrás un lugar especial en nuestro corazón"

El príncipe Harry rinde homenaje al duque de Edimburgo: "Siempre tendrás un lugar especial en nuestro corazón"

El príncipe Harry, cabizbajo y con gesto triste, ha reaparecido junto al resto de la familia real británica para despedir a Felipe de Edimburgo. Cuando pertenecía a la familia real británica, en este tipo de actos lo habitual es que paseara al lado de su hermano el príncipe Guillermo. Pero esta vez no ha sido así. Desde Buckingham Palace han decidido que los hermanos no hayan estado el uno al lado del otro durante la ceremonia en el castillo de San Jorge. Su primo Peter Phillips ha estado entre ambos para marcar distancias. Y no solo eso.

Guillermo y Harry

El príncipe Guillermo y el príncipe Harry no han intercambiado gestos de complicidad.

Gtres

El duque de Sussex ha estado en un segundo plano durante la ceremonia en la capilla de San Jorge, donde no se ha sentado al lado de su abuela, su padre o su hermano. De esta forma el marido de Meghan Markle ha visto cómo ha quedado relegado en el primer acto familiar al que asiste después de su marcha a Estados Unidos.

Otra de las cuestiones en la que ha influido la presencia del príncipe Harry en el funeral ha sido el tema de los uniformes. Isabel II decidió que ningún miembro de la familia real británica haya vestido uniformes oficiales y que se limiten a lucir hoy de riguroso luto. Una forma de proteger tanto al duque de Sussex como a Andrés de York. Como ya no pertenecen a la familia real británica, ya no pueden vestir los atuendos oficiales, pero la reina de Inglaterra ha querido que todo el mundo estuviera en la misma línea.