El próximo 6 de mayo será uno de los días más especiales de la vida del rey Carlos III (74 años) ya que será cuando lo coronen rey de Inglaterra con una ceremonia religiosa que estará presidida por el arzobispo de Canterbury. El soberano recibirá la corona y los símbolos de su reinado tras haber ascendido al trono el pasado septiembre al morir su madre, la reina Isabel II, con 96 años.

Artículo recomendado

El testimonio desgarrador de la reina Camilla sobre su abuela y su madre

La reina consorte Camilla

En este evento de carácter internacional será muchos los invitados que asistirán a la coronación del nuevo rey de Inglaterra. Entre los asistentes a la coronación se verán miembros de todas las casas reales europeas, jefes de Estado y de gobierno, aristócratas, dignatarios y representantes de todas las religiones. Pero según una antigua tradición británica algunos ciudadanos podrán optar a recibir una invitación para uno de los mayores eventos del año, solo tienen que cumplir un requisito.

Aquellos que presenten la solicitud para asistir a la coronación del rey Carlos III tendrán que demostrar con pruebas irrefutables que un antepasado suyo ha desempeñado algún papel en anteriores coronaciones. De esta manera y con el árbol genealógico por delante aquellos interesados en acudir a esta coronación deberán presentar las pruebas fehacientes de que un familiar suyo ha desempeñado algún papel en las coronaciones anteriores. El plazo para poder enviar la solicitud a palacio acaba el 3 de febrero y después se determinará quiénes cumplen el requisito impuesto por la corona para participar en la coronación de Carlos III.

Carlos III y Camilla en un carruaje real

Carlos III y Camilla en un carruaje real

GTRES

Invitados no reales en la coronación de Carlos III

Los ciudadanos que hayan presentado la solicitud a tiempo y algunos de sus antepasados desempeñaran un papel en coronaciones anteriores serán llamados para acudir al ensayo general y podrán desempeñar la misma función que realizaron sus familiares previamente. Esta tradición tiene muchos siglos de antigüedad y la difunta Isabel II quiso mantener el día de su coronación. Durante este último periodo de tiempo de solicitudes para participar en este evento, serán los asistentes del equipo de trabajo de Carlos III los que tengan que revisar todas las peticiones realizadas y comprobar que cumplen con el requisito fundamental para poder figurar entre la lista de asistentes. Una vez realizada la tarea se mandará a casa de los elegidos un sobre que portará un sello real con la invitación a la coronación del primogénito de la difunta reina Isabel II.

La coronación de Carlos III contará con 3.000 invitados a diferencia de la de su madre que congregó a 8.000 personas. Hay un ciudadano británico que espera poder asistir a este evento tan relevante en la sociedad inglesa y se trata del agricultor Francis Dymoke que a sus 67 años vive en Lincolnshire habló con el medio Telegraph sobre su ansiada invitación. "Cuando mi padre marchó en la coronación de la reina Isabel portando el estandarte real, el periodista Richard Dimbleby declaró: 'Este es el capitán John Dymoke, cuya familia porta el estandarte desde hace casi 1.000 años'”.

La familia Dymoke lleva desempeñando un papel relevante en las coronaciones británicas desde el año 1066. En el caso de que este agricultor reciba la invitación será el 34º Dymoke en haber asistido a la coronación de un rey o una reina de Inglaterra.

Carlos III y Harry
Gtres

¿Asistirán el príncipe Harry y Meghan Markle a la coronación de Carlos III?

Desde la publicación del documental de 'Harry y Meghan' en Netflix el distanciamiento con la Familia Real Británica se ha hecho más evidente. El trato recibido por la mayor parte de la familia Windsor a los duques de Sussex ha sido uno de los principales puntos de reclamo que han contado en el docureality de la gran plataforma de entretenimiento. Meghan Markle y el príncipe Harry afirman no haber recibido el mismo trato que se les da a los príncipes de Gales en cuanto a respaldo por parte de la realeza.

Otro de los temas discordantes es el racismo que ha sufrido Meghan Markle tanto por parte de la prensa británica como por parte de algunos miembros de la familia de su marido, ya que se llegó a preguntar de qué color iba a ser el bebé de los duques de Sussex. A pesar de haber muchas diferencias y tensiones entre ambas partes de la familia, Carlos III ha querido contar con su hijo y con Meghan Markle para un día tan importante como es la coronación. De modo que les ha tendido una mano para que asistan el 6 de mayo a la abadía de Westminster para celebrar su ascenso al trono.